09 octubre, 2015

La vida como disciplina espiritual

Ha sido muy difícil escribir en el blog estos últimos meses, lo más difícil ha sido darme cuenta que no puedo y hay poco que compartir porque muchas cosas parecen inarticuladas o confusas. Lo extraño es que estoy viviendo una etapa muy linda, con mi mejor amigo como esposo, su compañía constante, un buen momento en nuestros trabajos y gozando juntos. Lo difícil ha venido ante la fragilidad de mi salud, la consciencia cada vez más cruda de mis limitaciones y un despertar a mi búsqueda de Dios en medio de las diversas realidades de este mundo.

Han venido tantas cosas buenas a nosotros, pero mi satisfacción no está en lo que tenemos, ni tampoco quiero más de lo que hemos recibido.

La enfermedad y mis limitaciones no es lo que me desanima sino mi búsqueda tan débil de Dios en medio de lo que me confunde.

Las oportunidades y las puertas se abren y yo miro con una combinación de fe, esperanza y cansancio. No entiendo el cansancio…

Me sorprende el dolor en ocasiones, me sorprende más que no lo percibo siempre y esas “ocasiones” simplemente me desarman.

La vida no se hizo mejor cuando me uní a un hombre, pero ahora la camino con alguien que me enseña a verla desde otro ángulo, que la enriquece.

Dios sigue aquí, pero yo no lo percibo como antes. Estoy segura que está siempre, pero ¿a dónde te has ido Señor? 

Mi anhelo solamente es sentirte cerca, saber que tu amistad y compañía siguen cerca. Sé que es así, por eso vivo. ¿Entonces qué me pasa a mí?


Vivir esta vida como una disciplina espiritual con la confianza de que todo me conduce a Dios y de que todo tiene el potencial de mostrarme sus huellas es verdaderamente una disciplina. La regla radica en detenerme, abrir bien mis ojos, sentir, orar y dejar de resistirme a ser encontrada por Dios, cada día. 

Popular Posts