31 agosto, 2009

"Cuando se acercaba a Jerusalén, Jesús vio la ciudad y lloró por ella. Dijo: ¡Cómo quisiera que hoy supieras lo que te puede traer paz! Pero eso ahora está oculto a tus ojos." Lc. 19:41-42

Sí hay paz, la paz sí llega. Ha llegado. Pero también hay mucho dolor, llanto, ignorancia e injusticia. Pero la paz llega con Jesús. No es ausencia de guerra, es la presencia de su reino en vidas, hogares, familias, ciudades... Es paz que se siembra en justicia, que es reflejo del caracter de Dios. Esa paz anhelo, esa que duele cuando no está, esa por la que Jesús sufrió.


en una hojita....

Encontré este verso de la poetisa cubana Dulce María Loynaz. Es uno de los bonitos recuerdos de aquel taller sobre Literatura y Misión en el ENFOL 2008.

"No te nombro; pero estás en mí como la música en la garganta del ruiseñor aunque no esté cantando."




28 agosto, 2009

Entre multitudes

Dicen los que saben que una de las principales características del mundo de hoy es la masificación... Sin embargo, las multitudes de las que hoy vamos a hablar no eran tan grandes. Se remontan a la historia de un recaudador de impuestos para el imperio romano en un lugar llamado de Jericó, hace unos veinte siglos.


En Lucas 19, la historia de Zaqueo ha sido motivo hasta de un gracioso canto que los niños de varias iglesias suelen repetir, pero ayer por la noche Zaqueo me hizo considerar mucho más que su estatura. Algo evidente en la historia es que Zaqueo quería conocer a Jesús y la multitud no lo dejaba; él se sentía privado de la presencia de Jesús, quería verlo, escucharlo y tal vez hasta hablar con él. Quién sabe cuánto estaría en su mente y corazón por Jesús, que lo llevó a subirse a un árbol para verlo aunque fuera de cerquita. Pero Jesús ya sabía, él ya había tomado la iniciativa para encontrarse con él. Y no sólo eso, sino que, ¡hasta su casa habría de llegar! Y aquí surge mi primer pregunta: ¿Cuánta gente no está como aquél Zaqueo? Queriendo conocer a Jesús, corriendo para subirse a algún árbol, con el deseo de verle, de saber quién es aquel del cual muchos hablan... -pero ahora las "multitudes" son más grandes, más arrolladoras.-

Pero Jesús sabía, y tomando la iniciativa va a su casa esa noche. Aquí entró un recuerdo personal. Jesús llegó a mi vida así, una noche después de mucho buscar, preguntar y subirme a varios árboles, él simplememente llegó. Esa noche lo recibí, así como lo hizo Zaqueo. Él lo recibió en la intimidad de su casa, con los suyos. Pero lo más sorprendente fue el resultado del encuentro. ¿Qué decir de las consecuencias de esa visita? Ese hombre reconoció su condición, su pasado y tuvo el valor para arrepentirse y mostrar frutos dignos de ese cambio de corazón. Con justicia, restitución del daño, misericordia y generosidad. Aquí cabe otra pregunta: ¿Cuando mis encuentros personales o nuestros encuentros comunitarios con Jesús nos llevan a este tipo de fruto?

Después de la escena, Jesús le anuncia a Zaqueo, que la salvación a su casa. Porque él ha creído, ha tenido fe en quién es Jesús y en su poco conocimiento del Maestro ha respondido con su vida, como seguidor. Y Jesús vino para gente como él: extraviados, rechazados por algunos, necesitados de conocer a Jesús, a nosotros ha venido a salvar. Y citando las palabras sintetizadas de William Barclay: la salvación o... "soteria es lo que salva a un hombre (y mujer) de la ruina de su alma en esta vida y en la futura."

Entonces, regresando a nuestras preguntas:
1. ¿Cuánta gente no está como aquél Zaqueo? ¿Qué estoy haciendo para llevarlos a Jesús?
2. ¿Cómo respondemos a la iniciativa de Jesús de ir a mi casa, de instalarse en mi intimidad?
3. ¿De qué forma mis encuentros personales y aquellos comunitarios nos llevan a transformaciones y acciones como las de Zaqueo? -que expresan justicia, arrepentimiento, redención, generosidad, misericordia...-
4. ¿Qué trae consigo Jesús al llegar a un cierto lugar? ¿Por qué lo hace? ¿A quiénes llega?

27 agosto, 2009

cada cierta época del año o del mes, resurgen estos casi incontrolables deseos de querer "hacer" de "resistir", de "manifestarme" en contra de algo, de unirme a una causa, de ir con los que sufren, de quedarme a vivir en un lugar marginado, de hacer de la Universidad mi casa para siempre, de soñar, de invitar a otros a transformar. En mi caso, Dios no me impulsa a la acción, me lleva a la quietud, me muestra sus formas, me dice quien soy, me muestra su plan y me da su descanso. Pero en esas noches de diálogo de vida con él, surgieron unas pequeñitas palabras que dejé en mi díario, fueron mi manifiesto de resistencia y mi recuerdo constante que Dios mismo no ha dejado de soñar ni de luchar:

No renunciaremos

Al sueño de cambiar al mundo
De quitar a la muerte de cada esquina de los barrios marginales
A la idea de que el amor aún puede resistir al odio
A que la Iglesia se conforme con ser iglesia dentro de sus paredes decoradas
ni a que crean que el dinero es símbolo de bendición
A que nuestros padres puedan soñar con una generación valiente
Hasta que nuestros compañeros miren más allá de su necesidad y se asomen al cerro hacinado
Hasta buscar la reconcialiación étnica, sexual, generacional
En reivindicar al pobre, migrante, al niño, a la mujer...
y en que el homosexual y el "otro" también se mire con dignidad
NO, no renunciaremos
En perdonar al que me hizo daño
En decir a nuestros hijos que un mundo mejor es posible, pero hay que trabajar
Que la Biblia es aún la Palabra de Dios cuando bien se estudia y se vive
En ser profetas, en denunciar, en amar...
NO renunciaré.

26 agosto, 2009

¿De qué se alimenta la esperanza?


De un olor. De un color. De imaginarlos juntos. De un canto. Del dolor que la ve nacer, el amor que la nutre.

Porque cuando los hombres y las mujeres soñamos, la esperanza se alimenta. Por que sí cuesta soñar, porque a muchos se les ha negado: de niños, de jóvenes, de adultos, de viejitos.

Pero cuando se acerca el olor, cuando se ven los colores, cuando se oyen los cantos y todo es más allá de lo imaginado, se nutre la esperanza. El dolor puede rodearla, pero el amor la sostiene.

Puede ser color amarilla, verde o rosa; oler a pétalos, a pasto o a tierra mojada. Cantar como ave, como bebé o palabras de viento. Pero ella sobrevive, perdura, resiste al invierno, no muere porque es nuestra. Nos la dieron y el derecho a tenerla es de todos, es de todas...

25 agosto, 2009

Días "raros"

Bueno, realmente han sido días bien diferentes a como los esperaba. Inició un nuevo semestre, el último para mi y a la vez uno que promete estar lleno de cosas nuevas, de mucho que aprender, disfrutar, conocer y arriesgar. Porque mientras los semestres han sido mi forma de entender los tiempos que vivo estos últimos 7 años, ahora, este último promete que las vacaciones venideras serán más largas, pero con otras características.

Creo que serán unas vacaciones escolares permanentes, hasta que de nuevo me convierta en una estudiante matriculada en posgrado, pero por mientras, seré estudiante de la vida y seguiré diviendo mi tiempo en semestres, porque así lo hacen aquellos a quienes anhelo servir, acompañar y amar estos años que vienen.

Solo he podido estar dos días en la universidad desde que llegué de CR. Mi cuello no me ha permitido mucho, pero mi corazón ha estado 100% ahí. Vi a una amiga de tiempo, que por circunstancias adversas dejó la escuela, pero ahora ha vuelto y me sigue dando la oportunidad de ser amiga y compartirle sobre Jesús, el que cambió mi vida. También he visto a otros que son caras conocidas, pero sus corazones me estaban velados. Hoy especialmente agradecí por una conversación que me hizo ver como Dios obra de maneras maravillosas y sorprendentemente sencillas y que mientras uno se siente incomprendido por ser cristiano, por no adaptarse al molde religioso y por solo querer hablar de Jesús en la escuela, hay otros que viven lo mismo y nos encontramos allí! Esta amiga que hoy conocí mejor, me dejó conocerla más de cerca y eso le agradezco, me enseñó mucho.

Tal vez de las emociones más bonitas de estos días ha sido estar en contacto con los compas de Oaxaca. Haber hecho contacto nuevamente, después de casi un mes me ha dado un gozo bien profundo, porque sé que a pesar de las dificultades, del contexto político complicado de la UABJO y de los mil obstáculos que puedan existir, hay estudiantes en la brecha para hacer algo, para llevar buenas noticias de verdad a sus compañeros, a su mundo, a su escuela. Y aunque sea de lejos, me encanta escucharlos, ser parte y si se puede, acompañarlos.

...estos días también he leído de más. La característica es que ha sido mucho sobre mujeres. En el evangelio de Lucas sobre mujeres, el libro de Hacer Teología junto a María, otro sobre ensayos desde el feminismo teológico latinoamericano y una novela de la tica Ana Cristina Rossi. Todo me ha llevado de reformularme algunas preguntas, a ver la reivindicación de Jesús, a amar mejor a la mujer y al hombre, a querer relaciones sanas, reconciliadores, que expresen el verdadero propósito del Creador y a preguntarme, ¿cómo, desde mi trinchera como estudiante, obrera, amiga, hija, lectora y de pronto escritora de blogs, puedo ser portadora de estas buenas noticias de Jesús para todas y todos? Donde nadie se excluye, donde la experiencia de conocer a Jesús no se limita a una sola vivencia, en un solo lugar, bajo una sola condicionante, y donde el ser mujer también es importante... y donde el descubrirlo es parte de reconocernos como creación de Él, amadas por Él.... No tengo la respuesta, pero estas lecturas aun inconclusas me han ayudado: junto con las conversaciones matutinas y nocturnas con el que me hace plantearmelas, y bueno, mucho de lo que hoy soy y pregunto también tiene que ver con esas mujeres que me han sido ejemplo y con los hombres que han defendido mi derecho a ser mujer, con todo lo que eso implica y sin avergonzarme.

Mi días casi siempre han terminado con conversaciones esperadas, con amigos de otros rincones del planeta, con conversaciones sobre el cristianismo callejero. Y hasta con ese quitado de máscaras para dejar que otros vean lo debil, lo vulnerable, lo sensible y fragil que uno es. Esto también ha sido posible despues de un caminar con Jesús quien no escondió el dolor, el temor ni su propia vulnerabilidad y que tampoco calló a quienes se lo expresaron o a quienes acudieron a él deshechos, esperanzados, desesperados o muertos de miedo. Por tampoco yo he estado conforme con muchos paradigmas, con muchos moldes y con esas formas autoritarias de dirigir a otros. Prefiero que juntos aprendamos a seguir al maestro, que invitemos a otros a seguirlo, a descubrirlo y en el camino, enseñemos también lo que hemos aprendido...

20 agosto, 2009

Cristianismo callejero*

...o de la calle, mundano, cercano a la gente, no divorciado de los problemas reales, sencillo, humilde, fuera del foco del espectáculo.

Entre varios, en diferentes momentos, tiempos, espacios y diálogos tratamos de entender lo que esto significa. Podíamos decir que es así, cristianismo a secas, pero agregarle adjetivos lo hace motivo de reflexión, de escándalo, de incomodidad. Más o menos como le gustaba hacerle al Maestro.

*Frase prestada, inventada, creada y en desarrollo...

La receta médica: quedarme en casa

Aquí estamos nuevamente, un poco desesperada, frustrada, pero también esperanzada y descansando.

Porque esto de quedarme en casa, reposar, descansar, recostarme y simplemente estar quieta me cuesta mucho trabajo. Pero bueno, quiero recuperarme y hacer buen uso de este tiempo, o más bien, no usar este tiempo, sino dejar que simplemente no me ocupe, que pueda no estar sujeta a él. Disfrutar del silencio, el descanso, la quietud, el reposo, que aunque físico, también puede ser expresión de un reposo mayor, por invitación de Jesús a disfrutar de la buena creación de Dios, de sus maravillas en mi cotidianidad y de su obra mayor en el mundo.
Por eso creo que existe un verdadero desafío en "descansar"; no hacer, no controlar, no planear actividades, sino contemplar, meditar, disfrutar, dormir, soñar. Por eso, aunque a regañadientes, lo comienzo a aceptar contenta, a quedarme en casa, a recibir a los amigos, a hablar con los que se extrañan a distancia y esperar a que mi cuello esté mejor.

14 agosto, 2009

un día interesante

-compartir el devocional con mi mejor amiga
-saber que mamá ora en el cuarto contiguo y busca escuchar a Dios
-que otro se alegre por tu emoción y comparta tus sueños
-alguien que se compromete a orar por tí
-dos que se extrañan
-planes para continuar con la obra en Oaxaca
-planeando los días, las semanas...
-papá y hermano en la cocina
-cercanía a pesar de las distancias
-sueños de futuro
-una cena planeada por mi hermano
-comeremos chilly!
-ganas incontrolables por escribir articuladamente o al menos articular escribiendo...
-corazón contento, agradecido; cuello un poco adolorido

06 agosto, 2009

Enfermedades del liderazgo

...muy ad hoc a las reflexiones dentro de la Consulta de la FTL en estos días...

Les dejo con una reflexión sobre el liderazgo (próximamente lo traduciré al español).

I am a troubled and diseased leader when I:

  • declare, "I have special rights that are required to do my job."
  • harbor an inflated sense of self-importance and begin to thrive on being "on top."
  • lose my feel for subordinates.
  • lose my awareness of personal weakness and limitations.
  • get addicted to privileges and become possessive of them.
  • suffer a severe case of "never-being-wrong" and grow deaf to criticism, correction and rebuke.
  • like isolation from subordinates and then make it permanent.
  • think I have the right to dump all the distasteful parts of the job on other people.
  • make privacy a comfortable, important and safe personal possession.

I would not want to work for this person!

Jesus offers us a very different model of leadership as one who:
"...let go of everything he had a right to, emptied himself and became obedient to the point of death. Therefore, God also highly exalted him and gave him a name that is above every name. Therefore my beloved... work out your salvation with fear and trembling; for it is God who is at work in you, enabling you both to will and to work for his pleasure."
(Paul in Philippians 2:5-8, 12-13)

Thank you, Lord, for offering a different model of leadership and equipping us for the possibility of being servant leaders. Help me name, repent and abandon the temptations to misuse leadership opportunities for myself. Guide me in working for troubled leaders who carry these diseases.

Lo pueden encontrar acá:

http://www.urbana.org/petehammond/leadership-diseases

Próximo destino: Costa Rica
(ya estamos acá)

02 agosto, 2009

Niñéz, documentales y la misión de la iglesia


De pequeña vi muchos documentales. Algunos eran sobre animales en peligro de extinción, otros sobre las prácticas culturales de pueblos lejanos, de civilizaciones antiguas, de lo que podía existir más allá de este mundo o sobre científicos desarrollando nuevos artefactos o medicamentos para el mejoramiento de la vida. Tal vez hasta estos días vengo a darme cuenta que eso forma parte de una práctica familiar que marcó mi niñez y la forma en que entendía al mundo.

Mis papás son personas bastante sencillas y nunca lograron hacer cosas "súper espectaculares" según el juicio de muchos, pero lo que aprendí de ellos y que ahora puedo reconocer me emociona y me hacer sentir muy agradecida con Dios y con ellos. Porque han sido muy conscientes socialmente, porque nunca han estado a favor de la injusticia, han mantenido mentes abiertas y críticas sobre la realidad que los medios imponen, incluso se han abierto a mundos que nunca han pisado físicamente, pero a través de la lectura y otros medios han descubierto y se han dejado afectar.

Las películas, documentales y libros que le gustán a papá y mamá sí formaron esa parte inquieta y disconforme con lo establecido que vive en mí. Incluso creo que el ser hija tardía de una generación que vivió los efectos del mundo desencantado por la segunda gran guerra, los movimientos sociales del siglo pasado y el despertar de una conciencia social más aguda formaron mi propia visión del mundo. Desde la música, hasta mi propia educación en una escuela con niños mayormente de clase media alta me permitió vivir entre dos mundos y ser más sensible a los problemas que se vivía en ambas realidades.

Creo que siempre pensé que podría lograr lo que me propusiera y sentía que nos proveían las herramientas para hacerlo, pero al mismo tiempo me topaba con una realidad cotidiana bastante inmisericorde. Pero son de esas cosas que uno nunca está consciente, es hasta que volteamos desde el presente a ver lo pasado que eso se convierte en historia, llena de sentido que provee razón de lo que hoy somos. Y por eso los documentales... porque fue por influencia de esos programas que quise ser veterinaria, después ecologista, después arqueóloga, paleontóloga, geóloga, "científica loca", polítóloga, antropóloga, pero terminé como historiadora. Nada es coincidencia, porque desde pequeña, cuando veía esos documentales o películas algo en mí se movía, me hacía sentir inconforme por estar cómoda, me llevaba a querer descubrir, preguntar, leer, investigar...

...y lo más maravilloso, es que años después descubro, que esos deseos son impresiones del mismo Creador. Porqué, ¿de qué otra forma podemos explicar que los niños sueñen con mundos mejores, con la naturaleza restaurada o con la cura de los grandes males? Es algo que está marcado en nosotros, es ese anhelo profundo por la reconciliación de la humanidad y el mundo con Dios. Ahora ya tiene sentido y todo encaja y eso me hace quedar aún más sorprendida, más dispuesta para ser agente de esa reconcialiación. Que no le toca a unos pocos individuos, sino a la Iglesia: es ella, como cuerpo de Jesús que tiene privilegio de llevar a cabo el plan cósmico de Dios... por eso no podemos quedarnos en la salvación de las almas (como lo sugiere el Snyder en "La Comunidad del Rey"), nuestra misión es esa y mucho más...que Dios nos lleva al entendimiento mayor. -esta es mi oración-

Popular Posts