31 agosto, 2010

Sentar cabeza

"Que no sienten cabeza" fue más o menos la oración y esperanza de Stacey Woods en la Convención misionera estudiantil de Urbana en 1964.

Aún resuena en nuestros contextos y contraría motivaciones. '¿Por que vas a la universidad?' 'Para tener un mejor futuro'. '¿Qué esperas dentro de 5 años al terminar la carrera?' 'Una familia, trabajo estable, hijos, un carro...sentar cabeza.'

Creo que si creemos que el Evangelio es verdad, entonces vale la pena darlo todo por él y no sentar cabeza, es decir, no buscar la seguridad y la comodidad a costa del riesgo que conlleva el seguir a Jesús.

¡Qué bueno es que la historia nos recuerde que los desafíos de ayer siguen presentes y que las oraciones hechas en el pasado, también las podemos decir hoy!

30 agosto, 2010

Jesús nos reta a probarlo...

¡Hoy "descubrí" algo nuevo! Tal vez no es un descubrimiento en todo el sentido de la palabra, pero nunca lo había visto de esa forma.

Estabamos leyendo Cristianismo Básico de John Stott y compartiendo experiencias, impresiones e ideas a partir del texto, cuando de pronto me hizo CLICK estas palabras de Jesús, creo que no sólo fue a mi, pero quiero compartir un poco de lo que pensé y comentamos.
"El que esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios reconocerá si mi enseñanza proviene de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta" en Juan 7:17 (NVI)
Jesús está hablando de que no sólo se trata de buscar a Dios, sino estar dispuesto a obedecerle. Esto invita a una búsqueda sincera y comprometida, no es solo querer conocer a Dios sin estar dispuesto a mover un pelo por acercarnos o encontrarnos con él y no responder con integridad al Dios que habló y actuó por iniciativa propia en la historia.

Esto cambia también la manera en que presentamos a Jesús a otros. Desde el comienzo del evangelio de Juan, la invitación es "Ir y ver", a seguir a Jesús, a experimentar el camino con él, a darnos cuenta por nosotros mismos. Lo dice un testigo ocular, que también lo vio, lo sintió y lo vivió. La respuesta a la invitación no depende de nosotros, es Dios quien toma la iniciativa, el Hijo quien muestra al Padre y su Espíritu quien convence. Lo maravilloso es que somos invitados a colaborar...

Y por último, me gusta pensar que el buscar a Dios debe ser una búsqueda comprometida y arriesgada porque siempre habrá consecuencias que "generen crisis". Hoy recordé mi propia historia y la iniciativa de Dios: él inquietó mi corazón para buscarle, yo busqué de verdad e hice preguntas, él respondió sin lugar a dudas y no me quedó de otra más que seguirlo y entregar la vida. Si encontramos al Salvador, es maravilloso, recibimos el perdón por nuestros pecados, pero también es Señor, entonces debemos vivir bajo su voluntad y obedecerle.

¿Cuántas historias no hay de cómo Dios llega a nuestras vidas?
¿Estamos dispuestos a buscar de verdad?


*Pintura de Bill Gaultiere © 2010

23 agosto, 2010

Hoy

El día comenzó con mucha conciencia de mi condición de necesidad, siguió la realidad presente del sacrificio por el trabajo y algunos momentos de impaciencia. Justo después,

disfruté de manera muy especial una conversación en el pasto de la universidad, junto con dos amigas estudiantes de psicología. No sabía muy bien cómo saldría todo, pero agradezco a Dios, quien camina con nosotras cada momento.

Me preguntaba en ese momento, ¿cómo un estudiante de psicología (o artes, humanidades, medicina, química...) puede aferrarse a su fe en un contexto tan hostil sin renunciar a su integridad intelectual? Es una pregunta que ha dirigido muchos libros, conversaciones y conferencias en los movimientos estudiantiles en todo el mundo y me gusta saber que tenemos que seguirlo preguntando.

Me gustó escuchar las respuestas, el deseo y la lucha por ser fiel al evangelio pero también pertinente para su generación; la creatividad para acercarse al texto bíblico y la apertura, amor y respeto por sus compañeros psicólogos. Después disfruté escuchar las preguntas sinceras sobre el cristianismo, la salvación, la fe y la iglesia. Crezco y aprendo cada vez que escucho como otros ven el mundo, a Jesús y sus propias vidas, me recuerdan que mis formas son las únicas ni las mejores.

Me encanta poder acompañarles y también que ellas acompañen mi caminar cristiano. Los estudiantes, la gente pobre y todos los que no conocen la cultura evangélica clasemediera desafían las maneras en que presentamos a Jesús y entendemos la fe. Es una de las razones por las que amo la obra estudiantil; los estudiantes tienen siempre esa capacidad de darle un aire de frescura, sintonizando con el Espíritu, para que uno se reenamore del Dios a quien sirve.

respiré hondo y di gracias nuevamente...

18 agosto, 2010

¿cómo se ve un cristiano hoy?

-esa es la pregunta-

Me gustó mucho la forma en que ayer, en medio de una conversación, una amiga articuló unos de los principales desafíos cristianos (o seguramente el más importante porque lo engloba todo). "¿Qué significa ser cristiano o cristiana hoy?" ¿cómo se vive el cristianismo en nuestros días? ¿Cuáles son sus rostros, sus prácticas, sus experiencias? ¿Qué lo caracteriza, qué valores posee, cómo interactua con el mundo? ¿De qué se abstiene, qué prohibe, qué fomenta o qué impulsa?

No son preguntas fáciles. Hace unos días un estudiante me dijo que debíamos abrir espacios para hablar sobre la homosexualidad, creo que tiene razón. Ese uno de los temas del momento. Y no sólo debemos pensar y dialogar esos temas, debemos ayudar a que los estudiantes, personas de nuestras congregaciones, familia y demás gente cercana entienda el evangelio y logre articularlo con la totalidad de la vida y el mundo.

En este tiempo de lecturas sobre los movimientos estudiantiles del pasado, aprendo que ese es el constante desafío. Que los estudiantes entiendan el evangelio, la centralidad de la Palabra y la formación para enfrentar los desafíos de la universidad y el mundo. No es tan complicado, es ser verdaderos discípulos de Jesús, que permanecen en su verdad, toman en serio sus enseñanzas y no intentan escapar del mundo. No se tiene que ser universitario, eso lo enfrenta todo cristiano que toma en serio su fe.

05 agosto, 2010

"Señales del fin"

Lo sé, la entrada de esta publicación nos hace pensar en la cantidad de películas y presagios relacionados con el 2012 o con el montón de fantasias y ficciones hollywoodezcas sobre el fin del mundo, producto de interpretaciones al vapor de la Biblia. Sin embargo, aquí sólo quiero comentar algunas cosas relacionadas con las palabras de Jesús registradas en el Evangelio de Marcos, específicamente en el capítulo 13.

Jesús comienza su discurso-enseñana-advertencia a partir de las palabras de asombro de sus discípulos por la majestuosidad del templo en Jerusalén: ¡Maestro, woow, qué piedras, qué edificios, esto si que es grandioso! (mi paráfrasis). Jesús les dice que no quedará prácticamente nada de eso que ellos están viendo, no quedará piedra sobre piedra... Y entonces, viene la pregunta de los discípulos sobre el tiempo: ¿cuándo sucederá esto? ¿qué va a pasar? Esta interrogante desencadena lo que Jesús nos dice en Marcos.

En menos palabras que las que Jesús utiliza, puedo decir que él comienza a explicarles a sus discípulos lo que va a suceder antes de la caída del templo en Jerusalén en el año 70. Comienza el discurso, diciendo: "Miren, que nadie los engañe" y después "Esten alerta". Dice Jesús que vendrá gente que dirá que Cristo está en cierto lugar, pero que ellos no deben creer, que habrá guerras, terremotos, rumores de más guerras, rebeliones, levantamientos armados, pero que ellos no deben alarmarse, eso es el principio de las señales antes de la destrucción del templo. Apenas comienzan los dolores de parto.

También serán entregados a los tribunales, perseguidos, azotados, traicionados por sus propias familias por causa de Cristo, pero que no teman, el Espíritu Santo los guiará en qué decir. Llegaran ante los tribunales y las sinagogas porque ahí testificaran de Cristo y no sólo eso, las naciones, es decir, los gentiles oirán el mensaje de Esperanza. Jesús les promete que habrá persecución, el éxito no está en evitarla, sino en ser fieles hasta el final, la perseverancia.

La señal inequívoca de que ellos (los discípulos) y todos los judios deben huir de Jerusalén es cuando suceda la abominación de la que habla Daniel el profeta: la desolación y la profanación del templo. Parece que Marcos habla en clave, pero es evidente que no podía escribir algo en contra de los romanos ni tampoco advertir de algo que sucedería y animar la huída. No podía decir que alguien haría abominación en el templo y terminaría por destruirlo, porque eso sería hablar directamente contra el Cesar, viviendo en pleno cautiverio. Los judios si entendían lo que decía. Y debían orar, la cosa estaría difícil, pero Dios, por amor a los que siguen a Cristo, ya había decidido acortar los días aquellos de persecución contra el pueblo. Todo esto sucede entre el 68 y el 70 d.C. Los discípulos no debían dejarse engañar por los falsos profetas o mesías, sino mantenerse alertas.

Después de esto, viene la parte complicada (apartir del 24)...donde pocos se ponen de acuerdo sobre su significado. Hasta el punto donde hemos comentado, Jesús está hablando de la destrucción del templo de Jerusalén, del cual los discípulos podrían ser testigos. Pero ahora cita a Isaías, para hablar de gran destrucción y de la venida del Hijo del Hombre en gloria. Algunos dicen que lo que pasa aquí es normal para los profetas judíos, porque ellos no necesariamente presentaban las cosas de forma cronológica sino temática y Jesús brinca de hablar de la destrucción del templo en el 70 para referirse ahora a su segunda venida. No podemos asegurarlo, pero sí podemos creer que el ejemplo de higuera, nos dice que hay cosas que alertaran a los discípulos sobre la pregunta que ellos han hecho: ¿Cuando se destruirá el templo?
Y Jesús les da su Palabra de que así pasará y también que él regresará.

En contraste, el siguiente ejemplo (el de aquél que se queda cuidando la casa) dice que nadie sabe el día ni la hora en que él regresará, pero vendrá. Por mientras, ellos deben estar alertas ante el engaño, cuidarse, orar, ser fieles, perseverar y mantenerse truchas.

Jesús no nos dice cuándo viene de vuelta, pero podemos saber que regresará. Sus palabras sobre la destrucción del templo se cumplen en la generación de aquellos a quienes está hablando, pero aún para nosotros, pueden hacer eco sus palabras de advertencia, ánimo y confianza. No sabemos exactamente cómo regresará, ni estaremos al tanto de la logística, pero siempre debemos estar listos. ¿Cómo estamos listos? ¿Cómo anticipamos su regreso? Trabajando, honrándole, sabiendo que trabajamos en Su Reino y es su obra. Perseverando, soportando la persecución, gozándonos en medio ello, predicando el Evangelio, confiando, viviendo vidas apartadas para Dios. ¡Qué el Señor nos ayude a perseverar hasta el fin y dejarnos de preocupar sobre cómo será su regreso! No vaya a ser que nos agarre discutiendo sobre cosas que no trascienden o que sólo dependen de Dios.

(La primera imagen es un cuadro de Tissot y la segunda es una cobija bordada que representa a gente de toda tribu viniendo ante la Cruz, es de Marge, presenta en la página de World Relief)

02 agosto, 2010

Contracultura Cristiana

Re-leyendo este libro de Stott me he topado con varias frases que resumen bien el desafío moral que Jesús deja a aquellos y aquellas que le seguimos, vale la pena considerarlo con honestidad.

El Sermón del Monte (...) retrata el arrepentimiento y la justicia que pertenecen al reino. Es decir, describe cómo se ve la vida y la comunidad humanas cuando se encuentran bajo el régimen de la gracia de Dios. 15

El reino es dado a los pobres, no a los ricos; a los débiles, no a los poderosos; a los niños pequeños, suficientemente humildes como para aceptarlo, no a los soldados que se jactan de poder obtenerlo por sus propias proezas. 41

(...) la justicia clama por castigo, la misericordia por perdón. 49

(...) no podemos recibir la misericordia y el perdón de Dios a menos que estemos arrepentidos, y no podemos pretender habernos arrepentido de nuestros pecados sino tenemos misericordia hacia los pecados de los demás. 49-50

Sólo los de limpio corazón verán a Dios: lo ven ahora con los ojos de la fe y verán su gloria en aquél día, porque sólo los plenamente sinceros podrán soportar la deslumbrante visión, cuya luz hará desvanecer las tinieblas del engaño y cuyo fuego consumirá toda simulación. 52

(...) la persecución es señal de genuinidad, certificado de autenticidad cristiana. 55

Ahora algo de Thielicke:

Cualquiera que entra en comunión con Jesús tiene que sufrir una transvalorización de valores. 59

De Bonhoeffer:

Los que lloran son los que están dispuestos a vivir renunciando a lo que el mundo llama felicidad y paz, los que en nada pueden estar de acuerdo con el mundo, los que no se le asemejen. Sufren por el mundo, por su culpa, su destino y su felicidad. El mundo goza, y ellos se mantienen al margen; el mundo grita: alegraos de la vida, y ellos se entristecen. Ven que el barco de la inmensa alegría se está yendo a pique. El mundo fantasea el progreso, de la fuerza, del futuro; los discípulos conocen el fin, el juicio, la venida del reino de los cielos, para la que el mundo no está preparado. Por eso son extranjeros en el mundo, huéspedes molestos, perturbadores de la paz. 59

Releer el Sermon del Monte y estudiarlo es ser enseñada por Jesús, sobre cómo vivir como ciudadana de su Reino, como hija suya, como seguidora suya y no como todos. ¡Es desafiante!

Popular Posts