28 septiembre, 2013

"No sabemos estar solos"*

Para ti, que en no sé qué momento exacto empecé a amar como nunca imaginé, y que supongo que no fue un momento, sino un caminar juntos los últimos 8 años de nuestras vidas.

La vida cambia de pronto, su rumbo es inesperado, y nos enseña que nuestra fragilidad es evidente y muchas veces desconcertante. Lo hemos hablado y orado tanto, que no me sorprende vivirlo, pero tampoco es fácil su experiencia. No esperaba recibir malas noticias al viajar, de un accidente automovilístico,  sentir la distancia con dolor y la preocupación por ti y por nuestro querido amigo quien te acompañaba en el auto. No supe cómo reaccionar, qué pensar, qué decir, sólo quería estar contigo, abrazarte y supieras cuánto te amo, cómo agradezco a Dios por tu vida y la constancia con la que elevo mis palabras a Dios por quien eres y lo que vas siendo, en manos de nuestro Dios.

Bien dijiste hace algunos días, que la distancia nos “curte”, va fortaleciendo este amor y compromiso, el cual también se enreda de bella manera con un compromiso mayor con Aquél que nos llamó. No me había dolido tanto la distancia, creo que por eso me vine a escribirte, para acortarla, para hacer algo más que orar, pensarte y amarte en silencio. Quiero estar contigo, aun sabiendo que estas distancias serán constantes, prefiero estar contigo así, sabiendo el costo. Prefiero ser contigo, aun cuando eso venza día a día mi miedo a amar, sufrir y extrañar…

Abdiel, Dios nos ha cuidado de manera impresionante. Estando acá, en otra ciudad paralela a la nuestra, me supe amada, afirmada y cuidada por Dios aún en medio de la incertidumbre. Sé que tu experiencia fue igual. La velada de oración a la que te dirigías con nuestro amigo, fue un oasis de consuelo, refugio, descanso y comunidad. Somos parte de una comunidad maravillosa, que aún en sus imperfecciones, reflejan la gloria de nuestro Dios. No pido más…

Después que hablé contigo, después de llorar acá, me quedé pensando lo limitada que soy, en lo mal que se siente, pero en lo bueno que es Dios al no esperar que yo resuelva las cosas, ni tú tampoco, sino su ánimo para que confiemos. Nos ha enseñado a orar en los salmos, los benditos salmos con los que muchas veces no nos identificamos, pero de pronto cobran sentido… Supongo que seguiremos aprendiendo, seguiremos caminando hasta que Dios quiera que todo esto sea plenamente renovado, continuaremos sufriendo y amando, llorando y riendo, recordando y llevando vida a otros.

Y mientras que estoy acá, te escribo, te pienso, agradezco, clamo al Juez justo e intento descansar en nuestro Dios que nos toma en sus brazos, como una mamá lo hace con su bebé.


Te ama,
Alejandra

PD. Coincido con lo que escribiste, "No sabemos estar solos"

12 septiembre, 2013

Mis prejuicios y otros pensamientos

Me encuentro en una aventura esperada por algunos años, pero a la vez sorprendida por sus desafíos. Esta semana comencé - a distancia-mi primer materia de la maestría: Fundamentos del Nuevo Testamento. Solo llevo una semana de clases, con sus lecturas, participación en los foros, escuchando clases y re-acomodando los tiempos. ¡Ha sido un reto, pero lo he disfruto! 

 Lo primero que me soprendió fue el contenido del primer libro: sobre epistemologia, estudio de la historia, crítica literaria, teología, cosmovisión y propuestas teóricas que lo integran todo. Confieso que pensé que iriamos directo al contenido del Nuevo Testamento, pero no ha sido así, hemos empezando por el principio. No estaba lista para esto, pero la lectura, escuchar las clases, compartir un poco de lo aprendido y ser parte de un estudio biblico con amigos de años me ayudó a situarme en la importancia de lo que ahora aprendo.

Una de mis primeras tareas fue pensar de qué manera mi marco conceptual define la manera en que interpreto la Biblia (dando por hecho de que todos tenemos preconcepciones) y considerar mis prejuicios y sesgos (positivas o negativas) al hacerlo. No voy a escribir el resultado de mi tarea en esta publicación, pero sí algunas ideas que vengo re-pensando y otras "medio nuevas": 
  • No existe conocimiento neutral u objetivo, es una ilusión de la Ilustración y el positivismo que mucho daño nos ha hecho. 
  • Aún cuando no podamos ser neutrales, sí podemos conocer "algo" y relacionarnos con "eso"
  • Mis marcos conceptuales o cosmovisión afecta la manera en que me acerco a la Biblia, esté o no consciente de ello
  • Mis prejuicios y sesgos, debido a la tradición religiosa que pertenezco, las comunidades en las que participo, mis experiencias de vida y mi cultura, afectan en gran medida la manera en qué comprendo la Biblia y sus historias. 
  • Estar consciente de algunos de mis prejuicicos y dejar que mi cosmovisión sea desafiada por la Historia de la Biblia es un paso para conocer
Una de las cosas más lindas que acompañaron la experiencia de la maestría esta semana fue el estudio biblico con Pedro, Pahola y Abdiel (que tenemos desde estudiantes en 2007). No cabe duda que ante la búsqueda honesta, un corazón humilde y la apertura a ser "descubierta" y confrontada, las historias de la Biblia desafían las historias de nuestra cultura, y nos meten en Su historia. 

04 septiembre, 2013

Dios justo en un mundo injusto

Llego a casa, leo las noticias, escucho lo que sucede en mi país, el drama político nacional y la escena mundial:  las cosas no son muy alentadoras. Pareciera que el mal triunfa cada vez que muere alguien víctima del narcotráfico, cuando los pobres se hacen más pobres, cuando los malos logran pasar leyes o decretos y cometen injusticias con el respaldo del poder, beneficiando a unos cuantos y satisfaciendo su ambición. 

¿Cómo leer todo esto? ¿Cómo vivir en un país así: tan indiferente de los necesitados, gobernado por una clase política voraz y sin temor de Dios?

El Salmo 36 hace una comparativa interesante: 

 La transgresión habla al impío dentro de su corazón;
No hay temor de Dios delante de sus ojos.
 Porque en sus propios ojos la transgresión le engaña
En cuanto a descubrir su iniquidad y aborrecerla.
 Las palabras de su boca son iniquidad y engaño;
Ha dejado de ser sabio y de hacer el bien.
 Planea la iniquidad en su cama;
Se obstina en un camino que no es bueno;
No aborrece el mal.
 Tu misericordia, oh Señor, se extiende hasta los cielos,
Tu fidelidad, hasta el firmamento.
 Tu justicia es como los montes de Dios;
Tus juicios son como profundo abismo.
Tú preservas, oh Señor, al hombre y al animal.
 ¡Cuán preciosa es, oh Dios, Tu misericordia!
Por eso los hijos de los hombres se refugian a la sombra de Tus alas.
 Se sacian de la abundancia de Tu casa,
Y les das a beber del río de Tus delicias.
 Porque en Ti está la fuente de la vida;
En Tu luz vemos la luz.
 Continúa Tu misericordia para con los que Te conocen,
Y Tu justicia para con los rectos de corazón.
 Que no me alcance el pie del orgullo,
Ni me mueva la mano de los impíos.
 Allí han caído los que obran iniquidad;
Han sido derribados y no se pueden levantar.

El salmista observa al malvado y cómo actúa, lo ve, no es indiferente, y se lo dice a Dios en oración, porque Dios tampoco lo ignora ni lo pasará por alto. El contraste viene cuando se habla del carácter de Dios: misericordoso, fiel, justo y sustentador. Si tenemos idea de la justicia y un celo por ella, es porque así fue creado el mundo, porque es el sello de quien lo creó. Un Dios justo y misericordioso, que al encarnarse muestra de manera tangible lo que esto significa al morir en la cruz y vencer a la muerte. Un Dios que no solo ama al ser humano, sino también a los animales que él creó con imaginación. Él es el Dios de la vida, a quien oramos también pidiendo no caer en el orgullo o actuar con maldad e injusticia. A quien pedimos misericordia y recibimos Su gracia cuando reconocemso que también somos egoístas. 

No es un Salmo que nos invite a escapar del mundo. Pero da Esperanza, apunta a Dios y me invita a vivir siendo reflejo de su justicia.

Popular Posts