22 febrero, 2009

sorprendida

Por haber encontrado la Vida en medio del dolor y de la búsqueda de razón, sentido y verdad. Pero también sorprendida por encontrar el dolor, la duda y la frustracion en medio de la Vida. Ambas han sido sorpresas trascendentes. A mis 15 años el hallarme ante un Dios real que respondía con coherencia, honestidad y sin rodeos a los problemas del hombre, la mujer y del mundo, produjo un cambio total, importante y definitivo en mi caminar. Sin embargo, el encontrar nuevamente el dolor, la duda y demás realidades delante de mí también me han sorprendido. Porque la razón por la Encarnación, por ese Dios-con-nosotros cobra sentido: por algo lloró, denunció la hipocrecia y religiosidad, amó al debil, al inmoral, al traidor y reivindicó al enfermo, al niño y a la mujer, es necesario reconocerlo para que yo asuma mi lugar con valentía y me sostenga en fe.

No han sido las sorpresas sencillas de la vida, han sido de aquellas que han cambiado el rumbo, de las que te hacen sentir muy humilde, de las cuales no tomaste la iniciativa, de aquellas que sabes que estás en deuda de compartir con otros, de decirle a los demás cómo llegaste a vivir de verdad y amar de verdad. A ser llenada en la soledad, de encontrar paz en medio del caos y significado cuando otros ya no creen, sentido mientras todo es incierto.

12 febrero, 2009

Meditando la confianza

Marcos 4:35 al 41 fue el primer estudio bíblico que preparé “sola” y que después sirvió como un bonito ejemplo para enseñar a otros a estudiar la Biblia. Lo he compartido en muchas ocasiones.
Marcos nos presenta a Jesús: este evangelio nos dice quién fue, qué hizo, cómo reaccionaba, qué hacia la gente, los discípulos... Es un evangelio que nos presenta episodios de su vida y nos dicen mucho acerca de su carácter y sus hazañas, de hecho, nos dicen lo suficiente como para poder creer en él y lo que él afirmó ser y hacer.

Cuando llegamos a Marcos 4, ya se nos ha dado un recorrido por algunos de los milagros de Jesús. Tal vez uno de los que más recuerdo es cuando sana a un hombre con la mano paralizada, sin importar que fuera el día del sabath y las críticas y ataques que recibiría por los líderes religiosos de Israel. Él dice ahí en esa escena que las leyes y mandamientos fueron dadas para beneficio del ser humano y que la intención es que estas recuperen su sentido verdadero y por eso él sana a aquel hombre. El ser humano no fue hecho para el sabath, sino al revés, éste día fue apartado especialmente para nuestro descanso, un descanso mayor en las obras de Dios y para encontrar verdadero reposo en su presencia, ahora que Jesús nos lo permite por su sacrificio en la cruz.

El milagro de Jesús calmando la grave tormenta viene después de algunas parábolas. Siempre he imaginado cuando Marcos nos dice que al anochecer Jesús y sus discípulos se embarcan, es después de un día de sumo ajetreo, de multitudes queriendo y pidiendo señales y de un Jesús enseñando, tocando, revelando la gloria del Padre.

La iniciativa de tomar un barco y cruzar ir al otro lado del gran lago- o mar- es del Maestro. Y lo que comienza por sorprenderme es que sólo van sus discípulos, pues ellos son los invitados por Jesús a cruzarlo. Dejaron a la demás gente, y aunque también iban otras barcas, los más allegados iban con él. Pero llega una tormenta y pega con dureza. La sufren quienes se han embarcado con Jesús y aquí ya no sabemos más qué pasó con la multitud, pero éstos son azotados con vientos y agua. Algunos de los seguidores de Jesús eran pescadores y el mismo Pedro –de quien muy seguramente Marcos refiere sus palabras y experiencias para escribir este evangelio- era un pescador de profesión y eso me hace pensar que indudablemente la tormenta estuvo fea. Dice que estuvieron a punto de hundirse. Todo esto mientras Jesús dormía.

En primera instancia suena como indiferencia ante lo que está pasando, pero al leer todo el pasaje no se puede juzgar así. Jesús dormía en medio de la tormenta y nos demuestra con ello CONFIANZA. ¿Por qué? Porque sabía que la naturaleza le era sujeta a él como Dios, porque probablemente estaba cansado en su condición como ser humano mortal y porque también su relación y dependencia del Padre le permitían una total confianza en el propósito divino. Pero los discípulos son otro rollo, ellos se ven confrontados con una circunstancia adversa, no planeada, imprevista, difícil, incierta e incontrolable y experimentan INCERTIDUMBRE, miedo, angustia.

Lo que hacen es despertar a Jesús, reclamar ante su indiferencia y tranquilidad por la situación, mientras que ellos están ante la posibilidad de perder sus vidas. ¿Y Jesús se levanta y los amonesta? ¡NO! Jesús se despierta y lo primero que hace es calmar la tormenta. Aunque después si se dirige a ellos y los cuestiona: ¿Por qué tienen tanto miedo? ¿Todavía no tienen fe? Jesús los confronta con la FE, es decir, con el lugar donde tiene su CONFIANZA. Jesús no niega las circunstancias adversas, ni los hace volar por encima del lago para evitar la tormenta, Él les acompañó, iba con ellos, sabía que llegarían al otro lado, pero también uso las circunstancias para probar la FE de quienes eran sus amigos. No planeó maquiavélicamente asustar a sus seguidores, pero en medio de las circunstancias y según su propósito les enseño que es la FE. Les dijo que si hubieran sabido quién iba con ellos en la barca y si le hubieran reconocido quién él es, no se hubieran espantado tanto. Pero de todos modos, los discípulos quedaron espantados, no obstante se comienzan a preguntar seriamente sobre la identidad de este Jesús que cada vez resulta más extraordinario como Mesías y que no cumple con todas sus expectativas de un Salvador político.

Si, también podemos recuperar que Jesús les calma la tormenta. Eso siempre me ha animado, porque por su bondad, amor y misericordia no somos arrasados y nuestro clamor es oído. Pero la parte que más llama mi atención en estos días es el reclamo de Jesús sobre la FE. ¿Qué no sabes que voy contigo? ¿Qué no me conoces bien como para confiar en mí? ¿Qué no sabes que en medio de las circunstancias difíciles tu confianza se puede fortalecer si me reconoces en mi carácter y atributos? Me recuerda que puedo y debo siempre mirarle a él, que mis ojos deben estar puestos en él y no sólo en las circunstancias. Trae a la memoria la cantidad de momentos en que él se ha mostrado para que yo le conozca y lo invaluable que ha sido conocerle en toda circunstancia y vivir con él toda incertidumbre.

CONFIANZA y FE: Jesús las redefine y vale la pena seguirlo meditando...

11 febrero, 2009

Los portadores de sueños de Gioconda Belli

En todas las profecías
está escrita la destrucción del mundo.
Todas las profecías cuentan
que el hombre creará su propia destrucción.

Pero los siglos y la vida
que siempre se renueva
engendraron también una generación
de amadores y soñadores;
hombres y mujeres que no soñaron
con la destrucción del mundo,
sino con la construcción del mundo
de las mariposas y los ruiseñores.

Desde pequeños venían marcados por el amor.
detrás de su apariencia cotidiana
guardaban la ternura y el sol de medianoche.
Las madres los encontraban llorando
por un pájaro muerto
y más tarde también los encontraron a muchos
muertos como pájaros.
Estos seres cohabitaron con mujeres traslúcidas
y las dejaron preñadas de miel y de hijos verdecidos
por un invierno de caricias.
Así fue como proliferaron en el mundo los portadores sueños,
atacados ferozmente por los portadores de profecías
habladoras de catástrofes.
Los llamaron ilusos, románticos, pensadores de utopías
dijeron que sus palabras eran viejas
y, en efecto, lo eran porque la memoria del paraíso
es antigua al corazón del hombre.
Los acumuladores de riquezas les temían
lanzaban sus ejércitos contra ellos,
pero los portadores de sueños todas las noches
hacían el amor
y seguía brotando su semilla del vientre de ellas
que no sólo portaban sueños sino que los
multiplicaban y los hacían correr y hablar.
De esta forma el mundo engendró de nuevo su vida
como también había engendrado
a los que inventaron la manera
de apagar el sol.

Los portadores de sueños sobrevivieron a los
climas gélidos pero en los climas cálidos casi parecían brotar por
generación espontánea.
Quizá las palmeras, los cielos azules, las lluvias
torrenciales tuvieron algo que ver con esto,
la verdad es que como laboriosas hormiguitas
estos especimenes no dejaban de soñar y de construir
hermosos mundos,
mundos de hermanos, de hombres y mujeres que se
llamaban compañeros,
que se enseñaban unos a otros a leer, se consolaban
en las muertes,
se curaban y cuidaban entre ellos, se querían, se
ayudaban en el
arte de querer y en la defensa de la felicidad.

Eran felices en su mundo de azúcar y de viento,
de todas partes venían a impregnarse de su aliento,
de sus claras miradas,
hacia todas partes salían los que habían conocido
portando sueños soñando con profecías nuevas
que hablaban de tiempos de mariposas y ruiseñores
y de que el mundo no tendría que terminar en la
hecatombe.
Por el contrario, los científicos diseñarían
puentes, jardines, juguetes sorprendentes
para hacer más gozosa la felicidad del hombre.


Son peligrosos - imprimían las grandes rotativas
Son peligrosos - decían los presidentes en sus discursos
Son peligrosos - murmuraban los artífices de la guerra.
Hay que destruirlos - imprimían las grandes rotativas
Hay que destruirlos - decían los presidentes en sus discursos
Hay que destruirlos - murmuraban los artífices de la guerra.

Los portadores de sueños conocían su poder
por eso no se extrañaban
también sabían que la vida los había engendrado
para protegerse de la muerte que anuncian las
profecías y por eso defendían su vida aun con la muerte.
Por eso cultivaban jardines de sueños
y los exportaban con grandes lazos de colores.
Los profetas de la oscuridad se pasaban noches y días enteros
vigilando los pasajes y los caminos
buscando estos peligrosos cargamentos
que nunca lograban atrapar
porque el que no tiene ojos para soñar
no ve los sueños ni de día, ni de noche.

Y en el mundo se ha desatado un gran tráfico de
sueños que no pueden detener los traficantes de la muerte;
por doquier hay paquetes con grandes lazos
que sólo esta nueva raza de hombres puede ver
la semilla de estos sueños no se puede detectar
porque va envuelta en rojos corazones
en amplios vestidos de maternidad
donde piesecitos soñadores alborotan los vientres
que los albergan.

Dicen que la tierra después de parirlos
desencadenó un cielo de arcoiris
y sopló de fecundidad las raíces de los árboles.
Nosotros sólo sabemos que los hemos visto
sabemos que la vida los engendró
para protegerse de la muerte que anuncian las
profecías.

cambios, cambios

El muy citado "cambia, todo cambia" es motivo de reflexión en este espacio de tiempo. Principiando un nuevo día, cuando el frio cala más duro y la noche se pone más negra es cuando me gusta escribir. No lo había intentado mucho las últimas semanas porque trabajaba temprano y quería disciplinarme para evitar las desmañanadas traducidas en cansancio, ojeras, agotamiento, enfado y sensibilidad extrema. Pero ahora, sin un trabajo fijo me dispongo a aprovechar la noche y sueño, pensando en el mar de posibilidades para este semestre, ignorando momentaneamente sus limitaciones y lucho creyendo que las cosas marcharán.

Me espera un junta de conciliación a la que me rehuso internamente para tomar iniciativa de interponerla. Un viaje con mis papás a Guadalajara en abril. Una posible participación en un foro para investigadores de la religión en mayo en Aguascalientes. Otro largo mes fuera de casa en verano: en la boda de uno de mis amigos mayores (líder, escucha, mentor, asesor, amigo y casi hermano) y también entre archivos, entrevistas, compañerismo y proyectos del Compa. La búsqueda de becas para subsistir y uno que otro trabajo informal que será bien recibido si toca a la puerta. Mi servicio profesional. La Universidad: materias, amigos, maestros, libros, debates, escritos, interrogantes, blogs... Las células, el acompañamiento, los estudios bíblicos, las charlas interesantes, existenciales y de búsquedas. La presencia constante de Jesús. Los cafés, las comidas chinas, las horas para pensar en soledad, de hallar contentamiento, de depender y reconocer al Padre bueno. Y también los espacios tan deseados para saberme acompañada a la distancia y acompañar en la cercania, para contribuir en la formación de otros y descansar en el que ha tomado la iniciativa.

Me emociona el año. No sé cómo pasarán las cosas, pero tengo confianza. Sin ser un discurso de negación ante la realidad compleja e incluso adversa, tengo confianza. Porque el que ha hablado ya, cumple y yo me quedo a su espera, disfrutando de sus maravillas.

05 febrero, 2009

Niña

de Pedro Guerra
Quizá te busquen
porque naciste,
quizá te midan por mujer,
quizá te acosen
porque creciste,
quizá te odien por mujer,

pero no dejes
de ser la niña
que abraza
todo lo que hay en si,
pero no dejes de ver el mundo
como un espacio por compartir.

Quizá te insulten,
quizá no nazcas,
quizá te anulen por mujer,
quizá no llegues
a ser tú misma,
quizá te empujen por mujer,

pero no dejes
de ser la niña
que abraza
todo lo que hay en si,
pero no dejes de ver el mundo
como un espacio por compartir.

04 febrero, 2009

"Días difíciles"

Hoy pasaron cosas repentinamente, cosas inesperadas. Ya no tengo trabajo, llegué apenas hace dos días de un campamento muy especial, después de un tiempo de compartir con amigos cercanos al corazón sobre Jesús, de acompañarnos y acompañar.
No tengo reproches, sólo un deseo que justicia, un anhelo porque las cosas fueran como deben ser, pero aún en eso me incluyo yo como un producto no-terminado, con importantes carencias e incluso partícipe de obras injustas que afectan al prójimo.

Pero algo también inesperado me sorprendió hoy, algo que se inscribe en una "historia mayor". Mientras me dirigía en camión a la uni, leyendo el salmo 34, escuchando algo de música, me encontré con alguien. Era un estudiante de deportes de la UABC. Me preguntó si era cristiana y así comenzó nuestra conversación. ¿Cómo vivir nuestra fe en la universidad? ¿Cómo compartir de Jesús? ¿Cómo hacerlo sin ser religiosos, pues aún nosotros estamos cansados y desilusionados por eso? Fue una cita divina, en el camión, despues de un motivo de tristeza, de algo que me debería tener sumamente preocupada. Pero ante todo, el día de hoy estoy agradecida, porque el mismo Dios que ha hecho proezas en mi vida, en la vida de otros y en la historia, es en quien confío... Porque hoy, pude afirmar que mi seguridad no se encuentra en un trabajo; recuerdo también que soy amada, sostenida y respaldada por alguien que siempre me acompaña y me provee de amigos, de su presencia y de una comunidad que camina en fe, que sueña lo imposible y espera lo mejor.

03 febrero, 2009

Lo hace todo nuevo....

desde la creación, le devuelve su propósito, hasta las amistades que por errores se mueren, se dañan o se rompen. Y es que no hay motivos lógicos, ni razones suficientes y es por razones tuyas, el amor tuyo derramado a nosotros, tu misericordia que es grande.

Esto es lo que está en mi corazón. Darte las gracias por la forma en que me redimes, la manera en que devuelves el sentido y salvas muchos de mis errores y lo que me enseñas, por la mano que extiendes para que me levante. Porque me escuchas, lloraste junto a nosotros y con nosotros. Sigo confiando en que te harás presente para él, para ellos, porque estás cerca, muy cerca. Esto sale desde muy dentro y conoces bien lo demás...

Popular Posts