30 septiembre, 2012

Fuera de casa: 1er semana y el inicio de las vacaciones

Mis vacaciones comenzaron en Guadalajara.  No era el plan, las cosas se retrasan un poco, pero así es esto de vivir, las cosas casi nunca salen como uno lo espera. Por una parte, me dio tristeza no llegar a Oakland en el tiempo previsto porque había gente esperando, sin embargo, fue una situación donde no pude hacer mucho, me encontré limitada. En medio de ello, la situación no fue mala, la aerolinea me "protegió", para llegar medio día despues a mi destino.

Va una semana que salí de casa. Las juntas del Equipo Nacional de Compa fueron un lindo tiempo de compartir, buscar la guía de Dios, orar y planear. Fue una semana de trabajo, y estoy agradecida por ello. Veo a Dios trabajando en mi corazón en medio de todo. Parece que el susurro constante del Amigo es un recordatorio de su amor y de cómo su obrar comienza en corazones transformados y humildes que reconocen constantemente la necesidad de Su gracia. Así quiero caminar en esta vida, reconociendo su gracia y por lo tanto, dando sin reservas... pero no es fácil, sólo con Él en la vida es posible.

Hay cosas muy lindas que el Señor me enseñó y recordó esta semana:

*Él nos provee de lo necesario para tomar buenas decisiones en esta vida: su Palabra, la Comunidad, los sabios consejos de herman@s, nuestro razonamiento y su Persona a través de su Espíritu.

*Su buena voluntad para nosotros ya ha sido revelada en Jesús. Su evangelio debe impregnar todas las decisiones en mi vida. Mi andar debe ser como el de Jesús, y mis decisiones deben reflejar los valores de Su Reino. ¡Qué desafío! Conocer cómo anduvo, quién fue, qué hizo e imitarlo, por medio de la vida que otorga su Espíritu.

*El trabajo en equipo va contra el individualismo, el egoismo y la vanagloria, por eso no es fácil, pero vale la pena. Me deja ver que no puedo sola, que Dios me cuida a través de mis herman@s y que es un regalo ver el ejemplo de que quien es el jefe, es quien sirve. También me invita a perdonar las faltas de otros y seguir a aprendiendo el amor.

Justo ahora que escribo pienso que en momentos de vulnerabilidad y fragilidad Dios me recuerda que eso también es parte de ser humana. Lo más fácil es ignorarlo, huir y no asumirlo, pero en el llanto, la debilidad, la necesidad de otros y en el sufrimiento nos encontramos con Dios. Por eso empiezo estas vacaciones queriendo valorar todo. Lo inesperado, los logros ante el esfuerzo invertido,el gesto espontaneo de gracia.... y recordar que hace ḿas de 10 años conocí a Aquél que me transformó, lo sigue haciendo y me seduce día con día.  Supongo que Qohelet tenía tanta razón cuando habla sobre la vida, sobre los diferentes tiempos y sobre aquello que en verdad vale. Sólo Dios nos faculta para vivir en serio, y sólo en conocerle y reconocerle encontraremos el propósito nuestro y de todo lo creado.

No quiero las cosas a mi manera, quiero caminar en humildad, pero me cuesta. Por eso sé que aún tengo mucho que aprender. Y en estos próximos días de descanso y recreación programada espero también conocerLe mejor y seguir aprendiendo.

-----
...Y llegué a Oakland, contenta, agradecida y con ganas de recibir y dar lo que de antemano se ha dispuesto. Espero escribir de nuevo en una semana. Gracias por leer.

22 septiembre, 2012

Todo tiene su tiempo... y son lindas las culminaciones.

Debo escribir. No puedo no hacerlo. Ayer fue la culminación de una etapa. A mi, que me gusta que las cosas sucedan rápido y se resuelvan con prisa, me llevó un buen tiempo terminar. Ayer presenté la tesis de licenciatura, una investigación sobre la historia de Compa desde sus inicios, hasta 1998. El día de ayer también fue muy significativo y muy emotivo. 


Más allá del logro académico, el escribir una tesis/libro es un trabajo difícil, cansado y que requiere mucha disciplina. Creo que uno debe tener la vocación para hacerlo, si no hubiera sido por el compromiso con Dios, de usar lo que sé para servir a otros, no hubiera razón para hacer algo así. También, fue una oportunidad única para ser leída, sobre un tema que me apasiona y utilizar eso para dar razón de mi esperanza. Esa fue mi oración desde el principio, y no porque se me ocurrió a mi, sino porque Dios lo puso allí, estoy segura que Él está detrás de todo esto. (je)

Hay gente en mi vida que son imprescindibles. Mis padres, para empezar a mencionarlos. Los amigos del tiempo universitario, los profesores en las diferentes etapas, los estudiantes que con su nobleza me permiten ser su amiga y hermana mayor. Otros amigos que he conocido en El Camino, los Compas, esos que se saben aludidos al leer y los que han sido pastores, mentores y maestros. Si no fuera por todos ellos, en algun momento preciso, algo en mí sería diferente, y en mi agradecimento a Dios por la vida, ellos están en mi corazón. 

____
Sabía que muchas cosas cambiarían, no estaba segura cuánto y cómo. Pero sí, las cosas cambían, y uno también lo hace. En el proceso, o nos hacemos más humanos, o lo vamos perdiendo. Estoy segura que no ha sido fundamentalmente por mi esfuerzo que hoy entiendo cosas que ayer no eran claras, y que puedo seguir caminando de la mano con El Amigo. Es que Dios, ese que se hizo carne y se mudó a nuestro vecindario es un Dios que trastorna, mueve y transforma. Él se ha encargado de mostrar su amor, fidelidad, paciencia y gracia que me llevan a la humildad, la gratitud y a abandonar mi egoísmo día con día y con su ayuda. 

También sabía que después de un verano como el de hace unos meses, las cosas no serían iguales. Ahora me encuentro iniciado aventuras de las cuales soñé tiempo atrás. Algunos sueños se pusieron en pausa, a otros renuncié y otros reaparecen con nueva ilusión, rostros y desafíos de fe. Como siempre, así como soy, me encuentro siempre expectante, impaciente (lo cual también me caracteriza), agradecida, humillada, emocionada y animada. También con preguntas, dudas, incertidumbres y dolor, pero no camino sola, no siento el peso, me encanta saber que no tengo que hacerlo sola. 




Las próximas seis semanas serán fuera de casa nuevamente, y espero escribir al menos un resumen semanal. Espero ser acompañada por sus oraciones, sus mensajes y su misma expectativa ante la vida. 

07 septiembre, 2012

a qué me lleva mi fe en Jesús

a caminar con estudiantes, a acompañarme de ellos en el camino, con todas nuestras dudas, temores, inseguridades y esperanzas.

a soñar con ellos, a soportar nuestra inmadurez, a equivocarnos una y otra vez y perdonar. 

a amarlos, buscarlos para tomar té,

a caminar por senderos polvorientes de la mano con ellos, en cuidades golpeadas por la violencia y el narcotráfico.


a inquirir por terrenos peligrosos, a querer saber que pasa en nuestras ciudades con el tráfico de personas, a no querer seguir cómoda cuando todo eso se ve si me asomo por la ventana.

a arriesgar mi comodidad y supuesta seguridad al meterme en "asuntos ajenos",que no me afectan directamente.

a meterme en las redes sociales, a sacarle jugo a la tecnología para entrar en ese mundo.

a estudiar la Biblia con viejos amigos y querer ser confrontada y animada a seguir a Jesús en su Reino...

a disfrutar cada momento, cada detalle, cada lágrima y gota de sudor.

a cuidar mi salud, comer sano, descansar, salir a correr y hacer ejercicio.

a cansarme para que otros descansen.

a buscar al Señor cada día, para entonces permanecer amándole y amándo a mi vecino.

a tomar tiempo cada mañana para leer noticias, escuchar historias tristes de un mundo que cada día está más caliente, de animales que se desaparecen, gente que se trafica como mercancia, de avaricia, desórdenes, catástrofes y mentiras difundidas por los canales televisivos. 

a dejarme afectar por la injusticia que afecta a vecinos de otras ciudades y países, así como no quedarme cómoda ante la institucionalización del soborno y el hambre de miles. 

a leer y estudiar... a aprender a disciplinarme para escribir, a hacer de la reflexión una práctica cotidiana. 

a confrontar y amar, incluir y denunciar. 

Porque la fe en mi vida quiere ser manifestación de mi confianza en Dios justo y lleno de amor. De que ya se ha inaguradado el Reino de vida en Jesucristo, que hace posibles la Esperanza, al poner la confianza en Él y su Palabra. Porque mi fe no me lleva a encerrarme en las cuatro paredes de mi casa o los templos, sino a salir, a recorrer las calles, a tomar la palabra y vivir Su Palabra.  

Popular Posts