26 agosto, 2011

Hechos al día de hoy

¡Doy gracias a Dios por su Palabra!

Estos días han sido emocionantes, pero estoy segura que si no fuera por el tiempo que puedo meditar en lo que Él dejó para nosotros, las cosas no tendrían sentido. He estado tratando de organizar lo que resta del semestre, pensando en los tiempos, compromisos, reuniones y prioridades. No quiero perder de vista varios temas y necesidades, pero creo que lo que más he disfrutado es meditar en el libro de Hechos.

He tratado de ponerme al día con el estudio bíblico de los miércoles, porque cuando me fuí nos quedamos en el capítulo 15, pero ahora vamos en el 18. Asi que poco a poco estuve leyendo y meditando. Son relatos llenos de emoción, de personas transformadas de muy diversos contextos, de lugares donde llega el Evangelio y seguidores de Jesús buscando ser fieles a pesar del costo. Me llamó la atención la guianza de Dios a través de su Espíritu, impidiéndoles llegar a Asia y abriéndoles puertas para Europa primero.

Me detuve en el capítulo 18, cuando Pablo llega a Corinto y Dios le anima a través de una visión. Es sencillo, Dios le dice que no dejará que nadie le toque y le haga daño. Pablo ya había sufrido a causa del Evangelio, pero en esta ocasión recibe una promesa, expresión del cuidado de Dios para su vida, lo que le anima a quedarse más tiempo. ¡Dios cumple su promesa de cuidarlo mientras está en Corinto! Usa un dirigente romano para protegerlo de los mismos judíos y Pablo después entrega sus votos a Dios por el tiempo con los corintios. Es una linda historia de la fidelidad de Dios y la fe de Pablo.

Pablo no aparece sólo en los relatos de este capítulo, primero están Silas y Timoteo, amigos clave para que él pudiera dedicarse por completo a compartir la Palabra y después Priscilla y Aquila, una pareja con quienes comparte oficio y fe. Dios usó la persecución para llevarles a ambos a Corinto. Pablo tenía equipo, y Dios tejió vidas e inició encuentros para Su historia. Esta era una ciudad muy importante y estratégica de la región, desde allí el Evangelio podría alcanzar otros lugares, y de la misma manera lo era Éfeso, el lugar que Pablo visita después.

Pienso en que Dios, como soberano de la historia se sigue moviendo de formas maravillosas y misteriosas. En mi contexto también...

  • Dios usa situaciones de dolor y sufrimiento para llevar gente -y estudiantes- a lugares donde aún no hay obra estudiantil
  • Dios ha levantado la obra en una ciudad de la región para bendecir a otra ciudades cercanas y lejanas. No es la búsqueda de estrategias, es la constante guianza y cuidado de Dios en el día a día.
  • pienso en los equipos de trabajo, la forma que Dios ha tejido mi historia con la de otros, para trabajar juntos en la misión

Estas son razones para agradecer a Dios y para seguir meditando en sus obras. Y también ha sido para mi una manera de pensar el ministerio, no para imitar estrategias, pero sí para observar modelos y dejar que Dios guíe la obra y sigamos viendo Sus
Hechos al día de hoy.

19 agosto, 2011

Carta a una querida amiga,

Hoy hablamos por teléfono. Cómo te decía, durante el viaje te tuve presente y de manera muy especial, hoy quería compartir contigo lo que Dios está haciendo en mi corazón, lo que me enseñó estos días fuera de casa y quería escucharte.

Varias veces rodaron lágrimas por mis mejillas, si te hubiera tenido enfrente hubiera llorado como lo hice cuando estuvimos juntas en el hospital. No era por tristeza, me conmovió escucharte, porque en verdad imaginé estar en tu lugar, no se me hace tan dificil ponerme en tus zapatos, y creo que lo entiendes, porque Dios nos ha regalado esta amistad y él nos ha unido de manera especial. No entraré en detalles, porque este es un espacio público, pero cómo te dije, quería escribir algo sobre nuestra plática. Me alegró mucho escucharte y entender mejor cómo Dios trabaja en medio de circunstancias de enfermedad y dolor. Soy testigo de cómo Dios tiene el control hasta de los detalles más insignificantes y doy gracias que lo ves con tanta claridad y eso te anima a confiar en él aún más -y de paso, animas mi fe y la de otros que estamos cerca de tí-.

También doy gracias a Dios porque nuestra amistad ha crecido por la Palabra y se ha fortalecido en la adversidad, porque hemos compartido las amistades y el ministerio, y porque nunca he temido decirte la verdad o confrontarte con lo que veo. Creo para tí la experiencia es parecida. Ahora que estuve fuera del país, sabía que estabas orando por las cosas que de pronto podía decirte que pasaban por mi cabeza y corazón. Yo sabía de tu salud por los correos que me enviaste y aún cuando los diagnósticos no eran tan alentadores, sé que Dios tiene el control. ¿Por qué te trajo a Tijuana? Aparte de todo lo que no sé y no entiendo, me dio el privilegio de cuidarte y a los Compas de BC nos permitió atenderte y aprender junto a ti.

Ahora que estoy de regreso, me da gusto que compartamos cómo el Señor nos desafía a verdaderamente dejar el control en sus manos. A ti te lo ha quitado (en un sentido) y a me invita a cederlo. Mientras yo aprendo de esta experiencia tuya, sé que tu aprendes de lo que el Señor me ha dado, y el intercambio de vida y esperanza se enriquece al reconocer al Dios que nos guía y nos invita a seguirle, a identificarnos con él y a tomar nuestra cruz. Compartir contigo las implicaciones de la renuncia me anima, porque me conoces como amiga y en medio de esto entiendo mejor el amor de Dios, el de Jesús quien es Amigo.

En este tiempo de viaje, como te dije, Dios me recordó cosas muy básicas como lo ha hecho contigo. Creo que Dios usó este tiempo como parte importante del proceso de formación en el que nos tiene y me enseñó cosas que tengo el anhelo de aprender bien, para que otros se beneficien de ello. Ya escribiré más de todo esto, creo que al escribir me hago consciente de todo lo que Dios está haciendo. Pero esta noche sólo quería agradecer a Dios por nuestra amistad y comenzar mi regreso a casa agradeciendo por lo que él hizo antes de irme...

Dios contigo,

14 agosto, 2011

Pequeña meditación sobre cómo es Dios...

Barcelona, España

Hoy por la mañana reflexionaba esta frase del Salmo 145:

"El Señor es clemente y compasivo, lento para la ira y grande en amor."


Al pensar en cómo es Dios y lo que significan estas palabras para mi, me detuve en lo que significa ser clemente y compasivo... Pero más aún, me detuve un buen tiempo en la parte de lento para la ira. Pensar en la lentitud de Dios de pronto suena extraño, pero en el contexto de la frase creo que explica mejor cómo es el amor divino.

Las palabras hicieron eco porque contrastan con la idea que a veces albergo en lo profundo, acerca de Dios. El de alguien listo para castigar, que se enoja a la menor provocación y que actúa de forma airada. Es difìcil reconocer que esta imagen en ocasiones asalta nuestro corazón, pero por eso nos cuesta tanto trabajo confiar, porque no le conocemos, y tampoco reconocemos nuestras falsas ideas sobre Él.

Marilyn Stuart, cuando expuso este Salmo en la Asamblea Mundial, nos recordaba que no podemos basar nuestra idea de Dios en nuestras experiencias o emociones, sino sólo en su Palabra. El Dios en quien creo es "...clemente y compasivo. Lento para la ira y grande en amor."

Él no reprime su enojo, pero es lento para actuar en base a su enojo. Espera que nos arrepintamos, nos da esa oportunidad. Esto que David escribió, son palabras para hoy. Hay mucho de su sentir, pero también está la verdad sobre quien es Él.

Que pueda yo y puedas tú, creer lo que dice la Biblia acerca de Dios...esta es mi petición.

12 agosto, 2011

hasta Budapest...

"Se hablará del esplendor de tu gloria y majestad, y yo meditaré en tus obras maravillosas." Salmos 145:5

Intento hacer un recuento de los últimos días por la República Checa y Hungria, y este poema de David regresa mi mente. Hoy por la tarde pensaba en sus palabras, y reconozco que no me es tan fácil meditar en lo que Dios hace y está haciendo. Pero también veo cuan necesario es hacer un alto, considerar y reflexionar en las obras maravillosas de Dios a mi alrededor.

Después de viajar por varios días por lugares muy lindos de Europa del Este, conociendo gente e historias de lo que Dios obra en otros contextos, puedo ver cómo se "habla" y se celebra la obra de Dios y estoy agradecida por ese privilegio. Pero también veo el riesgo de no detenerme y meditar en lo que esto significa para mi, y sólo ser una expectadora: alguien que no reconoce el obrar de Dios y por lo tanto no habla y proclama sus maravillas.

Creo a veces el riesgo al viajar y ver tantos edificios, museos, palacios y paisajes está en que nos convertimos en simples expectadores y consumidores de cultura. Gente que no considera las historias de los nativos, que no pregunta, que no se deja afectar por el dolor del pasado, o que si lo hace, ni siquiera piensa en cómo eso ayuda a entender nuestro hoy. Esa ha sido una tentación para mi ahora, por eso quiero escribir un poco, por eso quiero detenerme. Necesito tambiénreconocer que Dios está haciendo cosas en mi corazón y recordándome lo sencillo y profundo de su amor, lo grande de su poder y su bondad inagotable.

En cuanto a los lugares visitados, les comparto que tanto en Praga como en Hungria tuvimos (algunos colegas del movimiento estudiantil y yo) la bendición de ser hospedados por gente IFES que aparte de abrir sus casas y oficinas nos permitieron tener un sabor más rico de sus paises. En Praga compartimos la comida, historias de amor en el ministerio y un juego de mesa con Thomas y Daniella, quienes también nos llevaron a su iglesia y nos explicaron más de lo que significa ser cristiano en esta parte del mundo. En Budapest estuvimos en la oficina nacional y aparte de compartir la comida húngara que es riquísima, bailamos al son de la música de Transilvania, mientras disfrutamos de la alegria y la hospitalidad de Agnes, quien nos guió por la ciudad y un poco de su historia.

Ahora estoy en otra ciudad, con otra gente y con el deseo de meditar más, de reconocer lo que Dios está haciendo de forma evidente en el mundo, pero también de no perder de vista lo que quiere seguir trabajando en mi corazón en medio de todo esto. Sé que Él está obrando en mi ciudad, con los estudiantes con los que trabajo y con los amigos con quienes comparto las buenas noticias allá donde vivo... Por eso anhelo que mi corazón se enfoque de nuevo; quiero dejar que Dios me recuerde lo básico, quiero meditar en sus palabras, mientras escucho y veo su gloria, majestad y sus obras poderosas en todo lugar a dónde voy. Quiero colaborar y agradecer todo aquello que El está haciendo...

*La foto es en Budapest. Una vista panorámica de Pest, desde Buda y el río que las divide es el Danubio.

07 agosto, 2011

En Praha

Este viaje ha tenido muchas experiencias buenas y significativas. Justo ahora hemos hecho algunos cambios al itinerario, pero creo que Dios mismo nos abre -y personalmente estoy muy agradecida- un espacio de mayor descanso en medio de toda la agenda. Hace 2 noches viajamos por tren hacia esta hermosa ciudad en la República Checa y ha sido fascinante conocer un poco más de su historia y ver los edificios como huellas de un pasado que aún dialoga con su gente, que responde a las preguntas de los viajeros que la visitan.
¨
Aún sin querer, es difícil no comparar Polonia con la República Checa, y mas específicamente Cracovia con Praga. Y reconozco que mis apreciaciones son bastante subjetivas, pues solo he tenido destellos de ambos lugares. De Cracovia tengo conmigo un recuerdo muy lindo, porque fue un punto de encuentro de más de 150 naciones bajo un mismo Nombre, la amabilidad de los hermanos y hermanas polac@s fue especial, y disfruté de su comida e historia. También fue un encuentro con las cicatrices de su pasado, especialmente con el siglo XX, lleno de dolor y resistencia. Pensé mucho en todo lo malo que somos capaces de provocar sobre otros y la maldad que nuestro corazón puede reproducir, y la educación por si sola no resuelve.

Polonia fue también un espacio que Dios dispuso para que yo le escuchara, y encontrara su respuesta a algunas preguntas. No ha sido fácil, pero en medio de todo, adelante y detrás El me ha rodeado y me ha brindado paz y seguridad, a pesar de mis propios temores e incertidumbres...

Ahora en Praga estoy maravilla de la ciudad, y en un encuentro conmigo misma, donde reconozco que el viajar, por sus implicaciones de mucho cansancio y negociación, pone sobre la superficie muchas de mis fallas y me hace consciente de mis debilidades. Aqui también recurro a Dios para pedir que su amor me llene y pueda amar como El ama. Me recuerda su bondad y amor le definen y El está cercano de quienes le llaman, asi como lo está un amigo. (Varias de mis reflexiones de los últimos días se enmarcan en Salmos 145, y he tenido la oportunidad de seguir masticando este poema de David, espero compartir más de ello en próximas publicaciones, tendrán que ser pacientes).

Hoy también asistí a una iglesia checa y compartí un poco de lo que Dios ha hecho en nuestro lado del charco, en mi vida y mi familia. El contexto acá es muy diferente y sus desafíos son otros, pero Dios está trabajando en vidas de personas quienes ahora tienen un rostro para mi y con las cuales comparto el privilegio de ser parte de Su misión en el mundo.

Hay mucho más que contar, pero reconozco las limitaciones de este medio, por eso me gustaría que quien lea y quiera compartir más, disponga un tiempo para disfrutar un tiempo face2face, ahora que regrese a casa, o en otro lugar donde podamos encontrarnos. Gracias por ser parte de esto...


Praha, 18horas, 7 de agosto, 2011

03 agosto, 2011

Un poco de lo que creo y siento al final...


4 de agosto, 10:15am

Ayer terminó la Asamblea Mundial. Hoy estoy desvelada, he visto a muchos irse a sus paises de nuevo, y hay cosas que no quiero olvidar de este tiempo y experiencia. Es mucho, y veo la necesidad de escribir para dejar memorias, que esto se convierta en una manera de reconocer la gracia de Dios en mi vida y en el mundo.

La gracia de Dios y su amor por mi se han hecho evidentes en lo profundo. No solo fui desafiada a pensar las redes sociales o los sistemas económicos desde una perspectiva cristiana, sino también a considerar el amor y la bondad de Dios para mi vida de forma personal. Dios es clemente y misericordioso, lento para la ira y grande en amor... (Salmos 145) Finalmente, es mi conocimiento intimo de Dios lo que me invita a llevar a otros tan lindo mensaje de un Dios que ama, está cerca, acompaña, cuida, sostiene y se ha dado a conocer de manera personal.

Unas palabras de ayer fueron muy significativas, y las apropié, era algo asi: "Que sea nuestra oración que el Señor nos conceda la gracia para estar dispuestos a morir por él, quien es el unico que puede salvar a nuestro mundo". Y en este tiempo el Señor ha afirmado, clarificado, pero también me ha llevado a la renuncia dolorosa y gozosa, con muestras claras de que Él es el único digno de confianza plena.

Ahora cierro los ojos y veo los rostros de mis hermanos y hermanas de todo el mundo, y agradezco el sacrificio de muchos en venir acá. Pienso que muchos regresan a contextos de persecución, violencia, dolor y mucha incertidumbre. Pero la Palabra del Señor es para todos y nos ha dado esperanza. !Que vivamos siempre a la luz de la esperanza, en donde estemos y como estemos!

Popular Posts