30 septiembre, 2009

Nuevos caminos...

La experiencia de compartir un estudio bíblico con mujeres de mi edad y un poco más grandes, provenientes de diferentes trasfondos y con distintas experiencias de vida ha sido un verdadero regalo de autodescubrimiento y desafío. Tan sólo han sido dos sesiones, pero me ha permitido iniciar a caminar en una vereda desconocida, con mucho por descubrir.

Creo que desde que empecé a leer aquél libro sobre teología feminista y las preguntas que surgieron de mi diálogo con él, Dios abrió la oportunidad para que yo misma respondiera. ¿De qué manera el evangelio de Jesús es buena noticia para las mujeres hoy? ¿Cómo Jesús transforma y ha transformado la realidad de las mujeres en la historia?

Y me ha encantado comenzar a conocer a estas mujeres que son muy parecidas a mi y yo a ellas, y a la vez somos muy parecidas a la samaritana, a aquella mujer pecadora que Lucas describe, a la que interrumpe a Jesús camino a sanar a una niña de 12 años, a la sirofenicia, a las hermanas María y Martha, y que quieren ejercitarse en la fe como muchas otras que nos dan ejemplo en los evangelios y entre ellas a María, la madre de Jesús.

Y cuándo las veo, en verdad que son mujeres bien hermosas, con muchas cualidades, talentos, gracia, pero a la vez con mucho dolor, desilusión, frustración y fracasos. De nuevo, no son la excepción a la regla, y también nos acercamos a Jesús esperando ver su respuesta, su transformación, su obra poderosa y gentil en nuestras vidas y a nuestro alrededor. Él es aún más sorprendente que cualquiera de nosotras, porque es el iniciador de los encuentros, el reivindicador por excelencia, el que perdona hasta el peor de los pecados y hasta se arrepiente por proceder según la norma cultural y al final reconoce a una mujer extranjera como hija por la fe. Él es maravilloso...

Algo evidente en este estudio es que todas de alguna manera procedemos de familias rotas o marcadas por algún tipo de rechazo, vicio, trauma, crisis o problema recurrente que ha dejado su marca . Pero también, espero que ese espacio se convierta en un despertador sobre lo que Dios es y hace en la vida cotidiana. Un Dios que sana, acompaña, ama, protege, reivindica y restaura lo que ha pasado o se ha perdido. Y que al mismo tiempo invita a que cada una tome su lugar para llevar Vida a otros que están en situaciones de dolor, marginación, sufrimiento y desesperación.

Sigo a la expectativa Jesús, que estas mujeres, así como aquellas con quienes comparto en la universidad, las de mi familia y mis amigas podamos caminar por el camino que lleva a la Vida de verdad en tí. Para nosotras como mujeres y para los hombres que caminan con nosotras, que ellos también te encuentre como eres.

28 septiembre, 2009

Nosotros pensamos distinto

de Gerardo Pablo



Hola.
Tú no me conoces porque no has querido verme,
soy la voz de los sin voz.
Hola.
Yo soy un ciudadano más formado en esta cola que quiere preguntarte:
¿Cómo vas a alimentar a un pueblo lleno de tristeza
que nunca cupo ni nunca cabrá en este juego de falsas promesas?
No me vuelvas a decir los años y el momento sólo inténtalo,
y da la cara cuando juras que este arbol retorcido y sin remedio lo plantamos todos.
Con todo y todo, me aferré a una rama para evitar que me llevara el río,
pero el agua subía y subía como un presagio de la mala suerte.

Dime hasta cuándo seguirá el futuro dependiendo de la voluntad de los milagros.
Dime qué clase de gente es un padre que invita a comer
gente extraña a su casa y que arrasan con todo
y en su familia deja mijagas.
No te confundas sigo hablando de tí,
supongo que el vino que bebes guarda un poco del dolor
que vas brindando al mundo,
debes sentirte inigualable.
Dime qué clase de hermano le arruina la vida a sus propios hermanos
con tal de su comodidad.
Tú me enseñaste en esta danza que el que no tranza nunca avanza,
me acostumbraste a ver normales toditos tus fraudes, las diarías matanzas.
Quién va exprimiendo al mundo,
quién inventó a los niños pobres
y a quién te pida un peso, ponlo preso, ponlo preso, ponle un precio.

Señor político nosotros pensamos distinto aunque no escuche,
señor político nosotros pensamos distinto aunque no le importe,
señor político nosotros pensamos distinto aunque nos calle,
señor político nosotros pensamos distinto entérese.

Tu no me conoces porque no has querido verme,
dime cómo puedo creer...

22 septiembre, 2009

Antes de ir a domir...

Debo escribir que hay Alguien que me impulsa cada día a soñar con lo que otros ni siquiera han imaginado. A creer lo que otros consideran imposible. Pero con soñar viene una responsabilidad grande, que el sueño sea para que otros aprendan esta práctica, vean que sí es posible y hay razones para hacerlo.

No digo que lo que soñemos se cumple, ni que la promesa es que siempre será así, pero creo que hay sueños agradables, como aquél de un profeta llamado Jeremías. Él soñaba un pueblo restaurado, a mujeres con nueva esperanza, dolor convirtiéndose en alegría, esperanza devuelta para los niños, saciedad, justicia, agua para los que tienen sed... bailes, cantos, vino y comida, un nuevo descanso... Estos eran sueños de Dios, que le costaron la vida.

Nunca recibió la aceptación de su pueblo, pero no expresarlos, no decirlos era callar la esperanza, aún cuando esa implicaba reconocer la condición de una comunidad que había abandonado a Dios. La corrupción, el abuso de poder, y la maldad de un pueblo que se creía intocable. Creo que soñar puede ser una práctica digna de resignificarse. Porque en su abuso se ha dicho qué soñemos y eso se hará o que Dios cumplirá nuestros sueños casi como por arte de magia. Pero los sueños de Jeremías eran inspirados en el caracter mismo de Dios, no para satisfacer intereses mezquinos o justificar a los de arriba. Su sueño era denuncia-llamado al arrepentimiento-Dios interviniendo-esperanza...

Pido que nuestros sueños también incomoden, que también afecten a los cercanos, a los de lejos...que Dios los use, los inspire, nos mueva.

20 septiembre, 2009

PAPALOTE

Mi corazón tomará el vuelo hasta no saber que tú sostienes el hilo cerca de tu pecho. La firmeza de tus manos y la disposición para volar pueden ayudar, pero mi papalote estará seguro, solo convencido que al caer tú correrías con todo para rescatarlo.


Pero tampoco es suficiente que nos creamos suficientes, no demeritemos que el tiempo hace estragos y cuenta sus lecciones. Escuchar y conocer bien al papalote nos ayuda a saber cuanto volará, si resistirá, pero aún así, la palabra final sería decisión conjunta. Alguien nos dirá qué tanto soltar, qué tanta cuerda jalar, correr, sostener o simplemente esperar...

19 septiembre, 2009

Pensando las familias...

Después de una tarde con la familia. Esas caras conocidas con las que crecí, esas risas tan familiares, reconocibles a varios metros de distancias, los gestos de felicidad, las lágrimas de agradecimiento y las conversaciones de pronto profundas en medio del ruido y lo mucho que se esconde... Porque después de vernos cada fin de semana nadie sabía el vacio que algunos de sus miembros estaban sintiendo, porque algunos preferían dibujarse una sonrisa aunque por dentro se estuvieran ahogando, porque dejamos de reconocernos a pesar que nos veíamos tan seguido. Hasta que llegamos al punto donde ya no podíamos vernos, donde era dificil reconocernos a la distancia...aunque el amor no se apagó.

Y es mucho de eso que viví que puedo hoy agradecer por mi familia de toda la vida y aquella que es nueva y sigue creciendo. Porque nací en un contexto donde hubo mucho amor, alboroto, problemas, risas, solidaridad, pero también mucho no se decía, era demasiado doloroso y otros prefirieron mejor ser indiferentes o callar. ...En algún momento aprendí de la otra familia. Una que crece y es igual de real, valiosa y llena de amor. Es una familia por decisión y por regalo. Son aquellos amigos que han decidido amar y que Dios ha puesto en el camino, aquellos que sus caminos se han cruzado y con quienes he compartido mucho más que con los de mi sangre. Gente que no sólo ve por sus propios intereses, que ama y que muchas veces es difícil que otros entiendan o se los explique, pero que han sido clave para la vida y más allá.

Pero ambas familias son razón suficiente para hacer que un corazón sienta felicidad, amor, se dibuje una sonrisa y hasta de pronto se escape una lagrima. Por momentos de suma felicidad o por esos que enseñarón mucho aunque fueron más complicados. Hoy, por ejemplo, escuché a una personita de mi familia hablarme de la vida, y pensé mucho en la misericordia y el amor incondicional de Dios Padre y Madre con nosotros, que una y otra vez nos extiende su mano y no nos deja. Ellos, mi familia de sangre y de toda la vida, han sufrido diferentes situaciones, pero hay mucho de felicidad en ellos y mucha bendición de un Dios que ama a todos los que son su creación y le buscan. Les agradezco a Dios por las dos familias...por aquella donde nací y que hoy sigo amando y por aquella que se ha ido formando y ha estado tan cerca de mi corazón que el vínculo de unión es la gracia y el amor...no ha hecho falta un apellido, somos hijos del mismo Padre...

Sin embargo, no creo olvidar como hoy aprendi mucho en medio de esa conversación; de escuchar un corazón que ha pasado por tanto, tan díficil, mucho de lo cual es fruto del egoísmo y negligencia, pero al final, su historia es de misericordia y redención. Aún cuando no conoce a Dios profundamente, Él ha decidido hacerse tan presente en su vida como en la mia y hoy eso me hizo sentirme más parte de ellos, esos que vemos lejos porque no comparten el lenguaje de nuestra fe, ellos también reciben la misericordia, el amor, felicidad y siempre será una manera de apuntar hacia Dios, de invitar a que le conozcan más de cerca... porque ciertamente no está lejos de nosotros, se ha hecho cercano y en medio de nuestras luchas, éxitos, lágrimas y oportunidades renovadas está la bondad de un Dios que se entregó por todos, para una vida de verdad, restaurada y llena de Él...

18 septiembre, 2009

"De tierra crece la montaña. De paciencia de tierra, pulgada por pulgada, o de crispadura de tierra que empuja hacia arriba el fuego de dentro, o del espasmo doloroso de la tierra joven carne -del mundo- en los albores de la Creación....
Pero de tierra crece la montaña..., siempre de tierra."

Poema VIII de Dulce María Loynaz

Cuando leo estas palabras de la poetisa, me evocan a pensar en el amor y en todo aquello que exige paciencia para alcanzarse, para entender, vivirse y disfrutarse. Tal vez yo pueda decir que sé que de que está hecho el amor, que conozco bien en quien se ha encarnado y en otros sinónimos que puedo usar para definir el trillado y mal-usado vocablo, pero también me hace pensar que es más bonito cuando no intento encajonarlo, cuando lo dejo ser o cuando simplemente pienso en la paciencia. La paciencia que nos lleva construir una relación, conocer a un amigo, aprender la sencillez, disfrutar lo que no se tiene o asumir que habrá mucho que jamás en esta vida comprenderemos.

Me hace pensar también que algo tan imponente, no está hecho más que
de tierra, "De paciencia de tierra...", se pudo modelar por el Creador, pero eso no quita su esencia, lo que es y contiene. Es tierra y poco a poco se formó, llegó a ser grande, parte de un paisaje maravilloso, pero es tierra, es esencia, es sencilla.

Te conocí y de pronto te desconozco.
No sé cómo miras, porqué lo dices, cómo lo sientes...
Ya no sé si eres tú o si dejé de ser yo por fijarme demasiado.
Si esto habrá florecer, tendremos que cultivarlo,
tendré que reconocer que surge de la tierra, que no es tan extraordinario.
Pero querré verte también cómo eres, que tú me veas como soy,
que nos quitemos los encantos y nos veamos en la esencia.
Si esto habrá de crecer, será por la paciencia,
modelados por el Maestro, con el diseño que nos ha dado,
pero será por perseverancia.
Al final, si crece, será el amor...

11 septiembre, 2009

de todo un poco...

Hoy soñé. Esperé por más de una hora en una fila. Quise llorar al recordar un momento triste y saber que necesitada sentir Tú perdón. También supe que por hoy no hay otro mejor lugar donde servir para mi, que en la universidad. Que lo más bonito del llamado es ser amigos, de Jesús y de otros. Que mi sobrino Andrés, para muchos una incógnita médica y una posible carga, es la razón de nuestras sonrisas y nuestro constante asombro.

También me enojé con la politica de mi país, renuncié de nuevo a creer que un gobierno pueda transformar la realidad de la gente y escuche el presagio de un amigo sobre las próximas pandemias, aquellas que mi generación habrá de hacer frente... Muchas cosas me apuntaron a la desesperanza, pero decidí mejor creer. Contra toda probabilidad, decidí agachar mi cabeza, declararme incompetente, vulnerable y orar con mis amigas. Allí, reconocer las limitantes y compartir preocupaciones. Decidí llegar tarde a casa y planear un cumpleaños sorpresa.
Cosas sencillas, otras complejas. Sigo esperando, espero mucho, a veces demasiado... Pero espero porque tengo esperanza. No es sencillo, pero vale la pena...

07 septiembre, 2009

HOY

Hoy trato de ordenar mis tiempos, de hacerlos tuyos.
De ordenar mi vida y renunciar a su control.
Hoy intento hacerme a un lado y que otros crezcan,
crecer y que otros me aprendan.
Hoy sólo intento terminar el día, ordenar mi mente,
entregarte el corazón, pedir perdón e irme a dormir sin dolor.
Hoy espero terminar contenta, haber hecho lo debido...
Arrebatado lo que era tuyo, entregar lo que aún era mío,
saberte cerca y amarte más.
Hoy termina, pero mañana espero escucharte,
que de nuevo hables y otra vez me digas:
Te amo, te espero, aún creo, te he llamado,
se valiente, no calles, denuncia, escuchame: te amo.

06 septiembre, 2009

Las lecturas que nos cambian

En estos años de universidad y de vida en ella, han habido muchos factores que han afectado a mi formación y de-construcción como persona. Entre ello han estado amigos invaluables que sin mencionarlos podrán saberse aludidos. Algunos me han acompañado desde que iniciamos El Camino, pero otros han estado en momentos precisos, acompañando con palabras, silencios, oraciones y abrazos, sin tener que "estar" en mi misma ciudad tan siquiera. Muchos los conocí en campamentos o en viajes, con otros profundicé en el msn y otros han caminado codo a codo. Han sido hombres y han sido mujeres, hasta niñ@s y ancian@s, mi padre, mi madre, mi hermano y mis mejores amig@s. Todos han dejado algo y algunas me han despojado de algo. Pero ha sido bueno.

Sin embargo, para mi, el mundo de los libros ha transformado mi entendimiento, casi tanto como los amigos. En alguna ocasión leí que leer era señal de humildad y de honrar al pasado , porque muchas veces encontraríamos sabiduría de otros, experiencias de otros y palabras de otros. Los libros para mi han sido buenos compañeros de diálogo. Muchas veces, cuando viajo, vamos siempre 4: El Eterno, mi libro, mi lapiz y yo...

Antes viajaba con más de 5 libros en la mochila, pero hoy he aprendido que con uno es suficiente, pues siempre traeré más de regreso. Pero bueno, creo que comencé a leer y comprender hasta que tenía 13 años, fue a esa edad que recuerdo haber disfrutado un libro. Entonces mi pasión por leer nació de adolescente. Y desde entonces ha crecido y se ha nutrido de mejores gustos.

En la prepa leía lo de la escuela y siempre algo más. El primer libro "cristiano" fue uno sobre apologética que tenía más de 300 páginas y lo devoré. Junto con él, leí la Biblia de tapa a tapa a mis 15 años, cantidad de cosas no entendí, pero lo necesario para saber que ahí estarían enmarcadas mis grandes preguntas, los grandes misteriosos, los delicados detalles de la existencia y las palabras como amor, justicia, sufrimiento y entrega no volvería a significar lo mismo. Después comencé a darme cuenta que los libros que me llegaban marcaban mis "épocas", siempre eran útiles para lo que vendría; Dios en ellos me proveía argumentos, me daba consuelo y hasta me preparaba para responder preguntas aún sin articular. Muchos libros he dejado sin terminar, pero muchos más he terminado contenta, desafíada, molesta, inconforme, triste o con mil ideas y ganas de escribir para que otros sepan lo que he aprendido.

En la Universidad leía cosas que nunca olvidaré, y otras que ahora ni siquiera recuerdo...pero aquellos y aquellas historiador@s, filósof@s, testig@s de la vida que han dejado huella, son quienes fueron honestos. Quienes han dicho qué ha pasado con el mundo, quienes se atrevieron a denunciar su comodidad, quienes cuestionaron las formas tradicionales, quienes teorizaron sobre el lugar que ocupa quien escribe en la narración, sobre la forma de entender los tiempos, sobre la ética del historiador, sobre el sentido de la historia, de la vida...y que sin querer yo veía a Dios, que muchas lecturas me veía yo....y lo veía a él, asomado, presente, constante...

Hoy descanso un poco de eso, pero leo otras cosas. Estoy leyendo mujeres: poetas, teólogas, sobre María, literatas y a otras que tengo más de cerca y se expresan en blogs. Pero me gusta leernos. He descubierto otro mundo, me de he dado cuenta de algo que mi profe en la uni decía: algo así de que estamos programadas a pensar como hombres, como si nuestras mentes estuvieran "colonizadas"... Pero hay tanto que no puede entenderse así, tanto que le falta a la vida si solo nos quedamos con una visión. Porque desde el cuerpo sentimos y percibimos diferente, porque la manera en que vemos a Jesús es diferente, porque la forma en que nos relacionamos es distinta, también es buena, es complementaria.

En mi vida han habido buenos hombres: mi papá, mi hermano, mis mejores amigos y otros compañeros que me han buscado, reivindicado, pretendido...pero aún así estoy aprendiendo a pensar como mujer, a sentir como tal y creer como tal. A encontrar mi lugar y a reconocer, como en el libro que ultimamente tiene mi atención y emoción cautivas, que las primeras que vieron a Jesús resucitado fueron mujeres! que esa noticia fue primeramente anunciada por ellas! ....y en esa historia, años después, somos mujeres quienes seguimos anunciándolo!, pero la pregunta que me ha dejado pensando es: ¿Será que el evangelio que anunciamos sigue siendo buena noticia para todas las mujeres? ....hay tanto que despojarnos, tantos moldes culturales que transformar, tanto que aprender de Jesús, que no dejó que el sistema del mundo le marcara la pauta para sus relaciones con niños, con mujeres, con los débiles....

Y si hoy yo le sirvo y le amo como mujer, quiero anunciarle a otros y otras buenas noticias! Qué sean buenas de verdad! Qué nos traigan verdadera liberación, paz, gozo, sanidad...que otros conozcan a Jesús, y que lo conozcan también por mujeres libres, con paz, con gozo...que han visto al Cristo resucitado y que su relación con él las ha transformado por siempre. Eso no nos exime del dolor, pero nos permite verlo y comprenderlo diferente, nos hace luchar por lo que vale y sufrir por lo que vale. Nos lleva a terrenos espinosos, donde no nos conformamos con lo que otros dicen sobre nosotras, porque al final, lo que importa es que Jesús también nos creó, se encarnó, entregó y resucitó por nosotras. Y no sólo eso: nos habló, se hizo amigo, nos acompañó, nos reivindicó, sanó, reveló y se manifestó a ellas, de otra época, que bien podemos ser hoy, nosotras.

Extraña correspondencia...

(lo que he escrito a una amiga, y si ella lo permite, el resto de la conversación la compartiremos después... fue un día en FB, pero ante el límite de palabras que podíamos escribir en ese pequeño espacio de msn instantaneo, preferimos escribirnos así...)

Hola Mandie,

Me quedé pensando en lo que estabas diciendo sobre las opciones y las decisiones. Creo que yo estoy más o menos como tú, y la verdad me da mucho gusto saber que estamos las dos buscando que es lo mejor y lo que Dios quiere para nosotros.

Hace menos de un mes tuve una conversación muy especial con una mujer sobre esto de qué seguía para mi vida. Y me ayudó las ilustraciones que dio sobre cómo percibimos la voluntad de Dios.

1) creemos que Dios nos pone en una laberinto, con una sola salida y él solo está observando de lejos, de pronto interviene para re-direccionarnos, pero es todo, solo observa y espera que tomemos las decisiones correctas, porque si no, todo se puede arruinar...

2) pensamos o queremos pensar que Dios nos da un mapa, el cual nos dirá exactamente por donde ir, que montañas pasaremos, qué rios, qué ciudades, que lagos y al final poder llegar a donde es su voluntad.

Sin embargo, estas dos imágenes no coinciden con el Dios que conocemos, la primera no es el Dios biblico revelado en Jesús y la segunda es más nuestro afán de control...por eso, hay una tercera propuesta, je.

3) Emmanuel, Dios-con-nosotros. Esa es la imagen bíblica de cómo Dios actúa. Entonces lo que esto significa es que podemos descansar en que tenemos lo principal: su presencia, su plenitud, su amor...y lo demás viene, llega y es parte de la vida y tendremos que decidir por nosotros mismos, sabiendo que él es con nosotros y eso transforma todo lo que somos.

Un poco como lo expresa David en el Salmo 25, donde dice que para los que aman a Dios todos sus caminos son amor y verdad. Y si, de acuerdo, Dios si nos guía, pero sabiendo esto podemos descansar, no estar ansiosas y ser flexibles para los planes que vengan y lo que Dios ponga delante...

Eso era lo que te quería compartir, gracias por leer.

Un fuerte abrazo con mucho cariño,
Ale

Popular Posts