29 agosto, 2012

Un Dios que nos transforma...


Para Pedro, Pahola y Abdiel

Cosas siguen pasando en mi corazón, y estoy agradecida, porque en medio del ajetreo de la vida y los pocos espacios que logro apartar para el descanso, escucho a Dios susurrando su paz, su gracia, su amor y la invitación constante a la humildad. Me encuentro agradecida, porque el Dios que sigo conociendo día a día no es un dios domesticado, no cabe en mis formatos o reglas, no sigue mis ideas ni se deja sobornar por nadie. Es un Dios siervo, humilde y justo, que ofrece perdón, amor y reconciliación por su deseo de hacerlo así y que invita gente frágil y quebrada como nosotros a formar parte de la misión más grande que existe. Nos supera y a su vez, responde al anhelo profundo que tenemos de formar parte de algo que sea mucho más grande que nosotros. 

En los comienzos de la Uni (2006 aprox)
Hemos comenzado a estudiar la Biblia de nuevo, juntos, como lo hicimos en la universidad. Y aún recuerdo esas conversaciones de cafetería, donde nos atrevimos a hacer preguntas irreverentes, declaraciones transgresoras y decir una que otra cosa medio herética. Yo creo que Dios no se ofendía. Al estudiar Historia en la Universidad, queríamos preservar nuestra fe, quisimos redescubrir al Dios que conocimos años antes, que nos heredó la tradición o escuchamos de nuestros padres. Fue un espacio de encuentro y descubrimiento, nunca terminamos el Evangelio de Marcos, pero ahí se nos reveló Dios y nuestra amistad se fortaleció. Ahora estudiamos Lucas. No somos los mismos,  no pensamos igual, y hasta creo que somos más sensibles, más humildes y más conscientes que entre más estudios tenemos, menos comprendemos al mundo y más riesgos de perder la humanidad misma de la cual Jesús se vistió, entre los títulos y los logros académicos o ministeriales. 

En nuestras reflexiones de los primeros relatos de Lucas, hay palabras que hacen eco fuerte en mi corazón y la de ellos; al final guardamos silencio y oramos al Dios que vamos re-conociendo y nos desafía a llevar una vida que se da por amor a otros. Resulta que Lucas está escrito para los cristianos no-judíos del primer siglo, dentro del imperio romano. Algunos que tenían posiciones de privilegio y, eran, posiblemente, opresores -oprimidos- con acceso a oportunidades, recursos y relaciones que les facilitaba acomodarse al status quo, e ignorar las necesidades del prójimo, del excluído, marginado, el oprimido y todo aquel no reconocido como ciudadano del imperio. Lucas, en voz de María, de Zacarías y de Juan el Bautista hablará sobre la necesidad de arrepentimiento, de ese tipo de conversión que requiere evidencia en la forma de vida: de pasar del egoísmo, a la vida de sacrificio por amor. No es darnos a otros para recibir gracia, sino al recibir Su gracia, la respuesta lógica nos llevará a la entrega. Y aún cuando es dificíl articularlo y escribirlo, es aún mas dificil reconocerlo y vivirlo. ¿Qué significa en mi vida hoy, dejar mi egoísmo? ¿Cómo vivir para dar continuidad a la misión de Jesús, en el poder de su Espíritu? ¿Qué cosas acepto yo y se aceptan en mi comunidad de fe, que serían denunciadas por Jesús si las viera? ¿A quién hemos excluído de nuestrad comunidades o les hemos privado de escuchar y ver el Evangelio, porque nos resultan incómodos?

Dios nos invita a su misión y a buscar su Reino y justicia en todo lugar.  Pero requiere humildad para reconocer cómo Dios se está moviendo más allá de “nuestras fronteras y prejuicios”. Requiere lo mismo que nos lleva a aceptar el Evangelio de Jesús como buenas noticias, porque nos reconoce como necesitados de Dios y receptores de su Gracia. En el momento en que asumimos una posición de superioridad o autoritarismo, nos ponemos en el lugar de jueces y opresores y el mensaje de Jesús deja de ser Buena Nueva, porque éste se pronuncia en contra de los soberbios y dictadores. Lucas 1 habla de la esperanza, pero también del temor a Dios. Es bendecido y recibe misericordia quien teme a Dios, porque le sabe juez y defensor de los débiles y los humildes.

Dios nos ayude y nos haga permanecer, que guardemos lo aprendido en el corazón y nos examinemos constantemente a la luz de Su Palabra, bajo la mirada de Su gracia. 
en el último año de universidad (2009)

En este año, celebrando los años... (2012)

22 agosto, 2012

Te he visto, Señor...

Este verano, en un esfuerzo por reconocer dónde he visto a Dios obrar, en medio de los lugares que he estado, escribí esto: 

Te he visto, Señor, entrando en las iglesias, en esos espacios grandes y pequeños que tantas veces reducen tu Nombre, para desafiarlos a pensar que ser Iglesia en este mundo tuyo significa pensar en el otro, en el que sí se verá muy afectado ante los cambios políticos, en aquellos para quienes luchar por la justicia social es una cuestión de vida y dignidad. Tú has puesto a muchos en incomodidad, al hacerlos "ensuciarse" las manos con lo político, a denunciar los actos de corrupción, de manipulación e injusticia sistémica. Has sido tan incómodo, porque al invitarlos a ver y denunciar, les has hecho verse y llorar. También tu Iglesia usamos y abusamos del poder.

Te he visto Señor entre aquellos que luchan por la vida, en los que a través de diversos movimientos de unos pocos (o muchos) organizados reclaman por las cosas que no están bien. Algunos son estudiantes que no quieren ser manipulados; otras, mujeres que quieren ser escuchadas; otros, homosexuales que quieren ser respetados; unos que levantan su voz por los niños que quieren ser considerados y unos más por el pobre, el desvalido o por la creación que también sufre ante la corrupción del pecado. No todos tienen su teología correcta, no todos son rectos, pero en cada uno de ellos te puedo ver, puedo reconocer inquietudes de un mundo que no quiere aceptar que este es nuestro destino final; que sin saberlo clama por tu redención. En ellos también está impresa tu imagen. ¡Inquieta a tu Iglesia para verte allí, para vivirte aquí!
 
Te he visto en mi país, y en sus fronteras. Te reconocí en aquel migrante que camina el desierto por amor a los suyos; en ese extranjero también habitas tú. Te puedo ver en el gesto de amor del que entrega comida al que vive en la calle, y del que aprende a escuchar a aquellos que nadie ve. Te veo de pronto, yendo a la maquila, despertando de madrugada, suspirando en el camión, pensando en los hijos; en esa mujer que se esfuerza. Te veo también, metido en las altas esferas políticas y entre los que trafican la droga, aún allí te haces presente. Y los que ostentan el poder te buscan en silencio, también a ellos les susurras tu perdón. 

Te vi cayendo junto al hombre baleado por niños delincuentes que crecieron sin hogar. Les tuviste compasión a esos que acabaron con la vida, y a la familia que se quedó sin padre. Te ofreciste como Padre para ambos. No te entiendo del todo, pero te veo en cada momento. Lucho por reconocerte en cada esquina, en ver tu imagen en todo rostro.
  
Te quiero reconocer viendo tu cuerpo, reconocer tus movimientos, tus brazos extendidos y tus manos abiertas. Tus pies puestos para correr, para anunciar. Anhelo ver a tu cuerpo en movimiento, intercediendo, defendiendo al indefenso, llorando con el sufrido y gozando tus bendiciones. Quiero ver tu boca hablando esperanza y anunciando juicio, diciendo la verdad.

Te he visto en diversos lugares, te haces visible en América Latina... Mi ruego: que uses mi cuerpo Señor, mi vida, mis fuerzas y todo lo que soy... que yo camine, como caminaste tú, que siempre te reconozca Señor, para que no haya la tentación de erigir a otros señores. 

18 agosto, 2012

"Enfrentando los desafíos contempóraneos a la fe cristiana"

Estoy embarcándome -junto a otros- en un nuevo proyecto, ahora que terminé la tesis sobre la Historia de Compa. Aún queda ver las maneras para compartir lo que Dios ha hecho a través de los años en el movimiento estudiantil, no obstante, el día de hoy quiero compartirles un nuevo proyecto. 

La idea es una red de formación en Compa, llamada "Enfrentado los desafíos contemporáneos a la fe". Surgió a partir de un taller que facilité durante el EFL (Encuentro de Formación de Líderes) de Compa en Citlali, Nace con el propósito de dar seguimiento al taller y de seguir animándonos y formándonos en cuanto al tema. 
Comenzaremos la red con algunos líderes estudiantiles y obreros que tomaron el taller en el EFL y otros pocos del Noroeste a quienes también se les facilitará el taller, para integrarlos. 


Objetivo general:
  • Responder al mandamiento de amar a Dios con toda nuestra mente. (Y lo inseparable que es de amar al prójimo)
 
Objetivos específicos:
  • Conocer y/o promover la cosmovisión bíblica que comprende las Escrituras como una totalidad.
  •  Desarrollar una mente crítica que observa al mundo desde la fe cristiana.
  • Conocer los desafíos contemporáneos que nos lanza la universidad, la sociedad y la iglesia.
  • Esforzarnos por conectar la fe y articular respuestas a dichos desafíos.

El plan y la forma de trabajo será la siguiente:
  • Publicar frecuentemente sobre las diferentes temáticas vistas en el taller; en el blog desafioscontemporaneos.wordpress.com/ (en construcción).
  •  Animar a la lectura de un libro por bimestre (puede ser alguno que estés leyendo en la escuela) y hacer un reporte – análisis de la lectura conectándola con nuestra fe (si la lectura es "secular") o nuestra realidad social (si es cristiano). 
  • Compartir material relevante (libros y artículos) en nuestra  biblioteca virtual (Dropbox).
  •  Tener una reunión virtual vía Skype a fines de semestre.
  •  Promover iniciativas locales para responder a los desafíos contemporáneos: Blogs personales, foros de diálogo, conferencias temáticas, etc.

Apenas estamos comenzando este proyecto piloto, pero estoy emocionada con sus posibilidades. La idea es  caminar juntos para encontrar respuesta a preguntas como éstas:
  • ¿Cómo compartir el evangelio en un mundo tan cambiante, plural y complejo?
  • ¿Cómo desarrollar una mente cristiana?
  • ¿Cómo responder a los desafíos del Mundo como el cambio climático, la injusticia, la pobreza, la diversidad sexual y la corrupción?
  • ¿Por qué debemos interesarnos? 

La intención no es hacernos expertos en algun tema necesariamente, sino elaborar respuestas pastorales que a su vez puedan ser una voz profética en nuestro mundo. Ayúdanos a pedir a Dios por este proyecto, para que seamos fieles a su llamado y sigamos mostrando su Señorío en todo ámbito de la vida humana. 
 

07 agosto, 2012

Desde Clade V

Les comparto un resumen de mis notas de la exposición bíblica que presenté en CLADE V. 


Juan 20: 21-25
Jesús les dijo otra vez: “Paz a ustedes; como el Padre Me ha enviado, así también Yo los envío.”  Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Reciban el Espíritu Santo.  A quienes perdonen los pecados, éstos les son perdonados; a quienes retengan los pecados, éstos les son retenidos.” Tomás, uno de los doce, llamado el Dídimo (el Gemelo), no estaba con ellos cuando Jesús vino. Entonces los otros discípulos le decían: “¡Hemos visto al Señor!” Pero él les dijo: “Si no veo en Sus manos la señal de los clavos, y meto el dedo en el lugar de los clavos, y pongo la mano en Su costado, no creeré.”

Introducción:
·       Un grupo de hombres atemorizados, con miedo de morir, sin la capacidad de entender lo que está sucediendo y en una severa crisis, ante sus circunstancias.
·       Jesus dice de nuevo: "Paz a vosotros"...se hace presente en medio de sus circunstancias y les habla allí. Les muestra el precio de la paz que les ofrece, las marcas de la cruz, lo que costó reconciliarnos con Dios y a su vez lo que nos permite vivir en el propósito original en nuestras relaciones unos con otros y con el mundo creado.
·      La misión: es curioso observar el contexto para esta comisión.  Habia temor, duda, miedo, muerte e incertidumbre: "Como el Padre me ha envíado..." Jesus fue enviado al mundo, sabemos que se encarnó, que se mudó a nuestro vecindario...se humilló. Usó su poder y autoridad para amar y servirnos, y vivió en obediencia y dependencia de Dios. Asi somos enviados...al MUNDO
·      Somos enviados por el maestro que nos dejó ejemplo de verdadera humanidad. Una invitación constante a pensar su caminar, a seguir sus pasos... poder usado para servir, y autoridad para vivir el Reino de Dios y su esperanza, en un mundo donde la muerte y el odio parecen no darnos permiso
·      "Sopló sobre ellos": les dio su presencia constante por medio del Espíritu, un adelanto de lo que veremos después en los Hechos. Lo que es claro es que su misión no puede hacerse sin la Vida del Espíritu Santo y en dependencia de él. 
·       El mensaje compartido es el Evangelio de Jesus, las buenas noticias de perdón es lo que posibilita que el mundo esté en paz con Dios. El medio para ello es la proclamación del mensaje de Jesus en palabras y hechos, siguiendo su modelo. Esta es la misión.
·       Al compartir posibilitamos que otros conozcan el Reino de Dios, el Reino de Vida.

Después de un tiempo que se reflexionó la palabra en las mesas, estas fueron algunas de las cosas que compartí: 

·        ¿qué significa seguir el modelo de Jesus en nuestros contextos...?
·        ¿cómo vivimos el Reino de Dios en medio de las dudas, del dolor y de nuestro sufrimiento prooio y del de otros?
·       Es fácil juzgar a Tomás, y es facil obviar que todos los demás habian visto a Jesus resucitado, pero él no. Tomás no era de convicciones débiles...
·       Su historia, narrada por Juan nos deja ver mas de estas contradicciones humanas y de fragilidad y duda. De eso es de lo que también estamos hechos y de lo cual tantas veces queremos huir, pero no lo hagamos. Si huímos de la duda, si no la reconocemos, nos hacemos menos humanos. A nadie nos gusta encontrarnos en la encrucijada del dolor, el temor, miedo y de nuestras incapacidades y fragilidad, pero si pretendemos lo contrario, son solo eso, solo pretensiones huecas, y el mundo y mi generación no queremos  eso. Anhelamos la verdad de Cristo encarnada en medio del mundo que se duele, y eso puede significar sufrir con otros, reconocer que no tenemos todas las respuestas. Llorar ante la muerte, y seguirnos viendo afectados por sus expresiones de odio y no conformarnos. No necesitamos discursos triunfalistas que nieguen el dolor, sino discipulos de Jesus que vivan la vida cristiana en medio de su cotidianidad y encarnen la esperanza al vivir vidas contraculturales, bajo los valores del Reino.
·       Tomás reconoce lo que necesita para creer...y se lo dice a sus compañeros. Nosotros también tenemos dudas y sobretodo en los momentos dificiles. La fe cristiana se vive en esta dimensión del misterio y la duda. Entre certezas e incertidumbre, pero con esa honestidad tan necesaria como la de Tomás que lo reconoce... si se habia hecho presente ante los demás discípulos, ¿porque no habría de hacerlo con él?
Compartiendo
·         Como enviados al mundo, vivimos la realidad del Reino de Dios en un mundo donde hay tinieblas... y es en estos contextos que otros pueden ver expresiones concretas del evangelio que proclamamos, con nuestra vida entera.
·         Pequeño pasaje de contrastes: paz en su temor, enviados al mundo cuando están encerrados, una gran misión siguiendo el ejemplo de humildad y servicio de Jesus, poder expresado en amor y entrega. Mensaje de perdon, vida y reconciluación a un mundo lleno de conflictos, guerra y muerte.

Posterior a la exposición, y ante la retroalimentación y conversaciones, me quedé pensando en que la iglesia debe ser un espacio seguro para la duda... para expresar con honestidad lo que necesitamos para creer y que nos afirmemos en que Dios nos responderá, cuando clamamos.



Reunión de la CIEE en CLADE
Con Ruth

Comité Redactor


Popular Posts