22 marzo, 2009

ya mero

ya mero es vive! uff! emoción, tensión...

mucho trabajo! desvelos! sentimientos encontrados- [de-sa-fíos]

amor por la universidad y lo que representa, lo sé, lo sé...es mi vocación, allí he sido llamada.

me gusta. todo es confuso/ derepente/ quiero hacer ejercicio/ amigos/ viajar!

pronto, pronto: reunión, celebración, risas, abrazos, amigos, comunidad, reconciliación, restauración.

FAMILIA

19 marzo, 2009

¿quién dijo que todo está perdido?

...yo vengo a ofrecer mi corazón,
tanta sangre que se llevó el río,
yo vengo a ofrecer mi corazón.

No será tan fácil, ya sé qué pasa,
no será tan simple como pensaba,
como abrir el pecho y sacar el alma,
una cuchillada del amor.

Luna de los pobres siempre abierta,
yo vengo a ofrecer mi corazón,
como un documento inalterable
yo vengo a ofrecer mi corazón.

Y uniré las puntas de un mismo lazo,
y me iré tranquilo, me iré despacio,
y te daré todo, y me darás algo,
algo que me alivie un poco más.

Cuando no haya nadie cerca o lejos,
yo vengo a ofrecer mi corazón.
cuando los satélites no alcancen,
yo vengo a ofrecer mi corazón.

Y hablo de países y de esperanzas,
hablo por la vida, hablo por la nada,
hablo de cambiar ésta, nuestra casa,
de cambiarla por cambiar, nomás.

¿Quién dijo que todo está perdido?
yo vengo a ofrecer mi corazón.

Gabriela Mistral -Al oído del Cristo-

I

Cristo, el de las carnes en gajos abiertas;
Cristo, el de las venas vaciadas en ríos:
estas pobres gentes del siglo están muertas
de una laxitud, de un miedo, de un frío!

A la cabecera de sus lechos eres,
sí te tienen, forma demasiado cruenta,
sin esas blanduras que aman las mujeres
y con esas marcas de vida violenta.

No te escupirían por creerte loco,
no fueran capaces de amarte tampoco
así, con sus ímpetus laxos y marchitos.

Porque como, Lázaro ya hieden, ya hieden,
por no disgregarse, mejor no se mueven.
¡Ni el amor ni el odio les arrancan gritos!


II

Aman la elegancia de gesto y color,
y en la crispadura tuya del madero,
en tu sudar sangre, tu último temblor
y el resplandor cárdeno del Calvario entero.

Les parece que hay exageración
y plebeyo gusto; el que Tú lloraras
y tuvieras sed y tribulación,
no cuaja en sus ojos dos lágrimas claras.

Tienen ojo opaco de infecunda yesca,
sin virtud de llanto, que limpia y refresca;
tienen una boca de suelto botón

mojada en lascivia, ni firme ni roja;
¡y como de fines de otoño, así, floja
e impura, la poma de su corazón!


III

....¡Oh Cristo! un dolor les vuelva a hacer viva
l`alma que les diste y que se ha dormido,
que se la devuelva honda y sensitiva,
casa de amargura, pasión y alarido.

¡Garfios, hierros, zarpas, que sus carnes hiendan
tal como se hienden quemadas gavillas;
llamas que a su gajo caduco se prendan,
llamas de suplicio: argollas, cuchillas!

¡Llanto, llanto de calientes raudales
renueve los ojos de turbios cristales
y les vuelva el viejo fuego del mirar!

¡Retóñalos desde las entrañas, Cristo!
Si ya es imposible, si Tú bien lo has visto,
si son paja de eras... ¡desciende a aventar!

16 marzo, 2009

Recordando: un poco de lo que comimos en Oaxaca





14 marzo, 2009

Palabras de media noche: El tiempo pasa y nostalgia deja.


Temor invadía mi mente de verte algún día como hoy lo hice. De verme a misma ante ti como hoy sucedió. Sin los mismos temores ante la soledad, pero con las mismas incertidumbres de antaño. Fue el tiempo, su paso dejó huella para no dejarla hoy, en ese instante, en ese momento en que hoy te miré diferente, donde nos observamos distintos, lejanos, pero sabiéndonos cerca. Algo pasó sin darme cuenta, no somos los mismos, nunca lo seremos, pero no es reproche. Un poco de nostalgia, se vale. No tengo explicaciones, hay cosas que simplemente no se articulan y te espero sin reclamaciones.

Si a alguien se lo hubiéramos dicho también, no nos hubieran creído. Hubieran desistido de tan sólo saber lo que esperaba, de descubrir el mundo que hay por la ventana. El mar bravo e indomable que asoma su brisa, observa los destellos de luna y se come al sol marcando nuestro día a día. Todo es nuevo para nosotros hoy, el mundo amaneció nuevamente para nuestro gozo y pesar. Y no se nos está permitido claudicar, nos levantarán, tenlo por seguro. Caminan-do, ahí vamos, crecimos un poco-mucho, cambiamos, es nuestra cualidad, por decisión, por condena.

Sobreviví, porque pasó cuando debía, pasó la inmensidad, dio lugar al instante, ese que marcó el tiempo, lo demás pasó, no nos dimos cuenta.

La vida es más compleja de lo que parece

¡Jorge Drexler tiene razón!

Es uno de los despertares de la vida. Mientras que de niña piensas que las cosas son fáciles, casi siempre. Después todo se ve oscuro, desalentador, para grandes, no cabes, no encajas. Luego quieres comerte al mundo entero, luchas, resistes, no te cansas, nunca te cansarás. Un poco más grande, a los 21 años, sigues queriendo comerte al mundo, pero tienes otras estrategias, más incertidumbres, pocas certezas. Descubriste al Amor de verdad, viste otros amores y sigues esperando. Lo dicho no es tan confiable, las certezas se dudan, las realidades se complejizan. Él se hace más presente, te espera, le crees. Seguiste caminado, luchando, creyendo, ya casi terminan los 21. El horizonte de expectativas: Esperanza, resistencia, futuro, justicia.
Mi propia historicidad para comprenderme, mi mundo posmoderno, mi historia para situarme: producto de Dios, de familia, de amigos, de libros, de viajes, de creencias e ideas..

Intentos frustrados de un ensayo sobre la Misión Estudiantil: "El llamado a la Universidad"

“Toda necesidad humana es un campo de misión”, escribió René Padilla. Pero, ¿qué sucede cuando el lugar donde hay que presentar el evangelio y vivir la misión está erigido y sostenido por la soberbia y el éxito egoísta? La Universidad en Occidente tiene su historia, sin embargo la que hoy conocemos y dónde hoy nos desenvolvemos es una que ha creído en su superioridad como poseedora del conocimiento y por lo tanto del control. Pero en medio de esa realidad, existe otra menos triunfante, que con tan sólo escuchar atentamente, o de detenerte en sus pasillos o en sus cafés, puedes constatar sus incertidumbres, sus dudas, sus luchas y su dolor. La misión estudiantil se vive en estas dos realidades: una que nos hacer hablar y articular la fe coherentemente para dar razones inteligentes y otra que nos mantiene con la necesidad de ser sensibles, de buscar conocer, amar y escuchar a nuestra generación, mientras caminamos con Jesús nuestras propias dudas, limitaciones y frustraciones. Esta ha sido mi experiencia…


Por momentos pareciera que el presentar el evangelio en la Universidad sólo puede ser para aquellos muy buenos con las palabras y los argumentos y que el mayor reto está en que en medio de un contexto altamente razonable y “científico”, la fe resulta como algo menor y despreciado. Este puede ser el desafío más grande, consideran algunos. Pero otros, pueden decir que realmente lo complicado es vivir entre los compañeros y mantenernos en nuestras convicciones éticas y no hacer cosas que puedan considerarse malas para la cultura evangélica. En estos casos, puede que mis ejemplos exageren ambas posiciones y las hagan ver como intereses diferenciados, sin embargo, ambos desafíos son reales, pero no están bien planteados. Primero que nada, creo en la importancia de presentar el evangelio de manera coherente, que responda a preguntas reales y surja de un contexto de amistad y conocimiento de las vidas de los otros. Y segundo, creo también en una encarnación de ese mismo evangelio entre los universitarios, donde lo único que se debe defender es su Verdad y no la cultura con la que muchas veces se le presenta y confunde y que carece de Vida, justicia y libertad. Por lo tanto, la dimensión intelectual no puede estar divorciada de la ética, pero ambas deben surgir de un compromiso verdadero con Jesús y su misión en el mundo.


Si decidimos seguir a Jesús no podríamos alienarnos de la realidad estudiantil ni social, pero el reto siempre será resistir a conformarnos al sistema del mundo, donde la injusticia, la represión, el mal uso del poder, la exclusión, la indiferencia ante el dolor, el odio, los celos, la venganza, la codicia, ambición y la inmoralidad son tan comunes. Y no sólo son comunes en lo externo, son manifestaciones del mismo corazón humano. Por eso, aun cuando demos respuestas inteligentes y coherentes, la fe en Jesús, es decir, creer en él y su obra nos obliga a ver la Cruz. Esa que nos recuerda que no somos buenos, que somos capaces de lo peor y que necesitamos perdón, y para eso habrá que ser humildes y reconocer nuestra condición. Pero también nos grita el amor y la disposición divina de acercarse nuevamente, de entregarlo todo, reconciliarlo todo, restaurarlo todo… allí ha vida plena, desde ayer, para hoy y para la eternidad.

12 marzo, 2009

Quizá te interese...

La Comunidad

Este semestre ha sido bien diferente a como lo tenía pensado, pero me agrada. He descubierto otros intereses, otros gustos, también he podido ver a mis amigos trabajando en otras cosas, comprometidos con la obra estudiantil, haciendo equipo, y eso me emociona. Me he sentido parte de una comunidad más grande que si bien no es perfecta, ha logrado ir más allá de barreras denominacionales, de gustos, personalidades e intereses. Incluso una comunidad que aprende y des-aprende para llevarse mejor, que se reune por objetivos comunes, que ama, se enoja, pero aprende a comunicarlo, pero sobre todo que quiere aprender. Hemos buscado el espacio juntos para descansar, para reir, y hasta para llorar cuando ha sido necesario.

Todo lo he visto de una manera más tranquila, mis tiempos son menos apresurados, y hasta he aprendido a dormir en la sala de lecturas con un libro sobre el rostro. Me gusta mi último año de la universidad, y me gusta también compartirlo con quienes lo comparto: entre amigos cercanos, maestros, compañeros, libros y con Él, que siempre me acompaña.

(me regalo una foto con mi sobrino, dormido. él es muy amado en casa.)

09 marzo, 2009

en cama

Pareciera que tenía que estar así, sin poder hacer mucho, para escribir nuevamente. Estoy literalmente en cama, sintiéndome mal y con un poco de dificultad para respirar. Nunca he sido muy buena para enfermarme, trato de resistir, pero cuando me pega, me tumba. Soy débil de salud, lo reconozco, y de repende estos descansos inesperados, necesarios disrumpen mi cotidianidad desordenada, que bien necesitaba perspectiva sobre prioridades. Esta locura de Vive me emociona pero logra llenar todos los pequeños huequitos de la agenda, por lo que es necesario detenerme una y otra vez para pensar, respirar y descansar. Ahora no tengo muchas opciones.
Pero pasaron cosas interesantes el fin de semana, sé que mis amigos me quieren y es chistoso verlos actuar fuera de ellos para que me ría un poco en medio de mi malestar. No dejan de echar carrilla, pero no saben bien qué hacer cuando en vez de estar movilizando y alborotando, estoy callada, con la mirada perdida y mi cuerpo cansado. Sólo me hizo pensar en que me quieren mucho a pesar de todo, y yo ellos.
Gracias.

Popular Posts