30 abril, 2009

Bonitas palabras de esperanza

Antes de salir a Vive con la familia, compartí la historia del joven rico en una reunión con familias de la iglesia. No pondré todo el estudio del pasaje, pero me gustaría resaltar una parte que nos tocó a varios y que se hizo testimonio para mi familia.

El jovén rico no es tan diferente a nosotros en ocasiones, tenía algo que le impedía dejarlo todo para seguir a Jesús. Y ese mismo Jesús, lo desafió justo en eso; no quería su dinero, quería su corazón y mirándolo con amor se lo pidió. El joven rico, triste y dolido no quiso entregarlo. Sin embargo, la historia que Marcos nos narra no termina allí. Otros sí lo habian dejado todo para seguir a Jesús y Pedro rápidamente lo reclamó: "¿Qué hay de nosotros?". En eso Jesús respondió lo siguiente:

"Les aseguro que todo el que por mi causa y la del evangelio haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más ahora en este tiempo (casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y terrenos, aunque con persecuciones); y en la edad venidera, la vida eterna."


Aquí fue donde hubo silencio, reconocimiento, promesa, quebranto, arrepentimiento y agradecimiento. Porque es cuestión de creer de verdad, de confiar viviéndolo y en el caso de otros, de tan sólo reconocerlo. Que aún cuando no nos hemos despojado de todo, ya hemos recibido mucho más a cambio de lo poco que hemos entregado. Porque como familia tal vez hemos entregado poco en fe, pero de eso poco hemos recibido mucho: a hermanos, hermanas, hogares, padres, madres e hijos. Y porque aún si nos quedáramos "sin nada" habría siempre algo más que dar...

¿cómo pensamos la vida?

Ese ha sido el desafío de este tiempo. Ahora debo "pensar la vida", y eso me lleva a considerar más aspectos que tan sólo dónde estudiar: debo ver lo profesional, emocional, familiar, académico, ministerial, cultural, la historia, la vida, la formación, los amigos... Y sin embargo, pensar la vida tiene que ver con considerarlo todo junto: con hacer planes, pero seguir abierta a las posiblidades, con escuchar a los demás y escuchar a Dios, con escuchar mi propio corazón y escuchar a Dios. Incluso con ver las puertas que se abren, agradecerlas, tocar en otras y cerrar algunas. Mi capacidad para discernir se ve desafiada. Y tiene que ver con escuchar y obedecer.

Por momentos me gustaría que llegara alguien y dijera qué sigue o cómo proceder. Pero entonces no habría que pensar ni vivir. La soberania de Dios no limita nuestro actuar y ahora sé que camina junto a mi en este proceso de elección que hoy llega al punto de "pensar". Y al entregar todo y reconocer que la vida que pienso no es mia, requiere de nueva luz para mirarla, por eso es mayor el desafío. No puedo pensarla sóla, lo hago con Él como testigo y le pido que se haga partícipe y decida, pero ya es participe, sin embargo no decide. Cuando le pregunto, me hace mirar hacia atrás, a una historia que él ha trazado y por donde hemos corrido. Donde lo que he recibido junto a la familia y los amigos ha sido mucho más de lo que he entregado, y sin embargo eso mismo toca transmitir a otros. Y se lo he entregado a Él. Pero no decide. También me hace ver hacia los lados, donde junto a mi hay más que le conocen, le han conocido y otros que necesitan conocerle. Entre ellos mis amigos, mi familia, mis mentores, mis maestros. Pero mientras estoy observando también me dice que debo mirar para arriba: para preguntar, respirar, reconocer, humillarme y rogar por dirección. Porque así veré también como Él ve; como nos ve, como me ve, hacia atrás, hacia arriba, para adelante.

Esto de pensar la vida es un acto de fe, sobre todo considerando que casi siempre planeo, que mi enfoque está siempre en los resultados, dónde casi siempre mi atención es sobre los nuevos planes o las nuevas gentes. Porque pensar la vida para mi no es algo nuevo, pero ahora no es tan sencillo. Porque pensar la vida en este tiempo significa ceder el poco control que tengo y confiar plenamente. Dejarme en las manos de Dios con todititos mis anhelos, sueños y promesas para que Él hago su voluntad sobre mis planes. Porque en este tiempo pensar la vida significa confiar en el Dios que guía y ver en él mi constante pese a los cambios que puedan venir. Reconocer mi vulnerabilidad y lo efimero de la existencia ante lo eterno del Reino y el Dios que lo pide todo, porque lo dio todo y es Rey de todo. Al que nos toma, nos bendice, nos parte y nos da. Porque hoy pensar la vida significa entregarla, rendirme, confiar y esperar...

Que sea aquí donde tú muestres el camino...

29 abril, 2009

Otras, otras! -en Vive y las vacaciones-






algunas fotos en Vive...

Testimonio

Papás

Cumple

Amigas

26 abril, 2009

Algunas ideas sueltas...

para cuando el "futuro" nos persigue.

* Escuché una excelente conferencia el viernes pasado, de un verdadero profeta, su nombre es José Manuel Valenzuela. Habló sobre los imaginarios de violencia en el norte de México. No sólo presentó un discurso académico coherente, también denunció al falta de compromiso social de los individuos e instituciones, la flojera de pensar nuestra realidad y animó a la reflexión seria e informada sobre el narco, las drogas, las políticas públicas y nuestra forma de pensar y proceder.

* El jueves tuve una plática esperada y "temida" sobre lo que vendrá. Nada quedó claro o decidido, la tarea hoy es pensar la vida. Realmente pensar la vida y agradecer las puertas que se abren.

* Hice un recuento de las oportunidades y el privilegio de compartir la vida y lo poco que he entregado. Se hizo mi oración no quedarme con nada y entregar lo poco que tengo y mucho que he recibido a Aquel que puedo hacer algo maravilloso de ello para que otros reciban más.

* "Señor cuando tú me llames dame al fin lo que tú quieras, dame el monte o dame el llano o una montaña de piedras. Pero Señor sobretodo multiplícame las fuerzas, dame un canto de victoria y que la multitud de mis penas, de mis dudas e inquietudes cambie en vigor y en certeza. Señor cuando tú me llames pon mi mano en el arado, ponme un carbon encendido, quema mis impurezas y cambia mi vida con tu luz en la diáfana lumbrera. Señor cuando tú me llames pon mi mano en el arado, pon la cimiente en la alforja, dame un pedazo de tierra donde pueda cada día trazar lineas paralelas... Como el viento a la marea yo quiero escuchar tu voz...inconfundible y serena." (fragmento)

*Hubo conversaciones que cierran ciclos y abren nuevas oportunidades en la intimidad de la amistad.

*Descanso. Relajación. Aprendiendo a retomar durante el día las conversaciones con el Padre.

*Correos que llegan anunciando algo y otros que salen esperando "señales".

22 abril, 2009

camina con nosotros...

Ya tiene rato que llegó lo demás, pero la oportunidad para escribir (en el blog) al parecer no ha sido prioridad, aunque duela admitirlo. Sin embargo, escribir siempre es parte del ritual de llegada. En esta ocasión fue mi libreta la que registró el cúmulo de sentimientos, planes, ideas y expectivas nuevas y recicladas. Y ante la cancelación de una esperada comida, la oportunidad para sólo escribir, comer algo sabroso, orar lo pensado y escuchar fue providencial. Fue un espacio para escuchar-me, lo cual trajo algo de descanso, no creo que eso lo resuelva todo, pero al menos ya sé con qué llegar ante el que me espera siempre.

He recurrido a él por momentos, aprendiendo a retomar la conversación a lo largo del día, a irle platicando lo sucedido, lo sentido, lo frustrado y lo esperado. A hacerlo compañero de todos los caminos, a invitarlo a todas las comidas y lugares, al cabo que ya recorrió las calles polvorientas y entró en casas de personas con reputación cuestionada. A irlo entendiendo también, conociendo sus reacciones, imitando sus actitudes y viendo con sus ojos y corazón. Eso se aprende poquito a poco, resulta valioso, se camina paso a paso y se vive codo a codo.

Estuvo hoy en el foro sobre la escritura de la historia desde una perspectiva femenina, porque le importa el diálogo sobre el "otro", cómo es representado y luchó por reivindicarlo. También se hizo presente en el círculo de lectura de un texto antiimperialista del siglo primero que habla de su propio paso por el mundo: la narración de su amor extendido a un marginado, a un hombre definido como leproso al cual le regresa la vida. Se arriesga, lo toca, le habla, lo reincorpora a la sociedad, le devuelve amigos, familia, dignidad y le comunica su buena voluntad expresada en hechos. Luego nos siguió en el auto, en la rememoranza de las experiencias universitarias y la misión allí vivida. Yo creo que le gustan las comidas chinas como a mi y a mis amigos, porque siempre nos inspira para hablar de cosas "importantes", de reconocer su presencia y lo que hemos aprendido de su mano y con los tropiezos. No sé bien el cómo, pero allí estuvo, de eso si estoy segura, esa es la invitación que me gustaría que todos aceptaran: a dejar que Jesús camine con ellos...

15 abril, 2009

...

el cuerpo ya llegó a Tijuana, falta lo demás...

11 abril, 2009

de viaje y corriendo...

En Guadalajara, con mis papás. (luego pongo fotos)
Terminó Vive, pero dejó agenda.
Estoy:
  • Agradecida
  • desafiada
  • contenta
  • satisfecha
  • poquito nostálgica
  • "overwhelmed" (nunca encuentro la palabra en español)
  • cansada
  • con una muela del juicio medio fuera
  • nuevos planes
  • comiendo rico!
  • ...
Bye

Popular Posts