21 mayo, 2012

¡No puedo callar este agradecimiento!

Hoy es un día en el que mi corazón rebosa de agradecimiento por las cosas que no entiendo en mi vida, las cosas que pasan, las personas que se van, las situaciones que cambian, el dolor que experimento y la tristeza que poco a poco se convierte en alegria. No es masoquismo, es una confianza más real, más firme en Aquél que está sentado en el trono y reina. Aquel que es soberano entre las naciones y el universo, y al mismo tiempo es mi amigo humilde que camina a mi lado y me susurra al oído.

Hoy mi corazón se encuentra con él, en paz, aún cuando no termino de entender como obra. Es misterioso para mí, pero nunca me defrauda. Me invita a esperar y me mantiene expectante, y me muestra destellos de su buena voluntad para mi vida y la de otros. Hoy me ayuda a comprender mejor el porqué hace las cosas, aunque no me muestra el plan completo. Hoy me deja ver que todo lo que ha hecho no ha sido en vano, que está cambiando mi corazón, que está haciendo su voluntad en mi vida. Y me recuerda como hace casi 10 años le pedí justo eso. Hoy él me invita a confiar.

Estoy agradecida porque últimamente he llorado más, porque he visto mi corazón torcido, porque me invita a la obediencia y a la integridad. Estoy agradecida por muchas cosas que antes le reproché, estoy agradecida por las desilusiones, las pérdidas, la frustración de mis planes y tantas cosas que parecen malas. Porque todo ello, en manos de Dios ha sido una oportunidad para conocerme, para conocerle a Él, para aprender a amar, a confiar y a anhelar Su vida en mi. Me recuerda que la forma en que debo recibir sus bendiciones, debe ser siempre con las manos abiertas, para estar dispuesta a entregar cuando Él me lo pida. Estoy agradecida que me deja ver que todo lo bueno que hay en mi, proviene de él y que puedo bendecir a otros porque él está en mi, y que lo he hecho aún en los momentos más oscuros de mi vida.

Estoy agradecida por mis padres que han caminado siempre conmigo, que me han enseñado a caminar sola y porque seguimos aprendiendo lo que significa ser familia. Estoy agradecida por mi amiga de la otra península, ella ha sido mi "alma gemela" de manera inexplicable.  También por mis amigos, por ese que conocí en la universidad y que me conoce mejor que muchos y hasta hoy me aguanta cada idea loca y me sigue queriendo. Estoy agradecida por el amigo que me acompañó por casi 6 meses de manera más cercana y lo que Dios nos permitió vivir, lo bueno y lo más dificil. Estoy agradecida y se dibuja una sonrisa en mi rostro al pensar en mis amigos estudiantes, son una de mis razones para querer que Dios siga trabajando en mi vida, porque quiero amarlos cada día más como Dios ama. Agradezco profundamente por mis colegas de la obra estudiantil, por esa comunidad que Dios ha tejido maravillosamente en todo el mundo. Por los que han jugado el rol de mentores en mi pasado y en mi presente. Por los amigos "mundanos", como ellos se denominan, pero que tienen más de santos que muchos. Por mi amiga de este último tiempo, la que comparte la fe, las comidas, las caminatas y las luchas...

Gracias Padre, amigo, Dios fuerte, compañero, guía, pastor... Eres todo eso y más.

20 mayo, 2012

Aprendiendo a ser humanos

¡Qué bueno es Dios al enseñarnos a ser humanos! A veces creo que los cristianos tenemos poco de "humanos" o al menos pretendemos ignorar esa parte.

Mis lecturas y meditaciones de las últimas semanas, así como mis experiencias de vida en este tiempo me dejan con dos opciones principales: Ignorar mi humanidad: dolor, angustia, aspiraciones, amores, pecado y frustración y escapar a un mundo construido por mis nostalgias o asumir todo esto y vivir la vida con Jesús día con día, en lo real y cotidiano. Prefiero lo segundo, aunque en muchas ocasiones vivo de otra manera.



Leyendo Eugente Peterson me ha ayudado a pensar la vida en estos términos y confrontarme con la cantidad de veces que prefiero huir o negar mi realidad o la de otros, porque es dificil. Desde el primer libro que estudié y medité profundamente acerca de los Salmos de Ascenso ("Larga obediencia en una misma dirección") y ahora mientras leo "Leap over a wall" sobre la historias del rey David me siento con Dios a tomar té y reflexionar todo esto. Mis amigos y la gente con quien vivo me ayudan también a ver que ser real, vulnerable, mostrarme débil y con necesidades les ayuda a ellos a conocerse, a identificarse y que Dios se hace más claro y maravilloso ahí, en medio de nuestra fragilidad humana. Porque ahí brilla con más fuerza.

Y es que la vida no se resuelve con la fe, se vive con ella, a través de ella. La fe en Jesús no nos deja perfectos, sino que nos invita a caminar confiados por los senderos que recorremos, a desafiar ideas, a transformar comunidades, a vivir en la historia como parte de la misión de Dios y actuar. (También he sido muy influenciada por mis lecturas del Cuaderno Participativo de Clade V). Todo esto nace del saber, creo yo, que el ser humanos se aprende de Dios mismo. Qué el nos enseña y lo hace con la historia de Jesús como modelo pero también con muchos otros en la Biblia que se confrontan con Dios en medio de sus circunstancias particulares.

Algunas preguntas para seguir pensando: 
  • ¿Qué hace que muchos, en especial jóvenes, rechacen la fe cristiana porque resulta escapista? ¿no será nuestra forma de vivirla? 
  •  ¿Qué tanto dejamos que otros vean quienes somos y lo que significa el evangelio en nuestras vidas? 
  • ¿No será que a veces escondemos nuestra realidad porque nuestro orgullo no nos deja reconocer cuánto necesitamos de Dios y de la comunidad?

10 mayo, 2012

Estoy agradecida con Dios por:

  • Su gracia,  perdón y  restauración 
  • Mi mamá y mi papá, quienes en medio de todo y a pesar de todo, siguen en mi vida. Son una muestra del amor de Dios para mi.
  • La música, esa que me anima, me pone a pensar y puedo cantar a Dios. 
  • Los tés que me tomo cada día en diferentes circunstancias y con distintas personas. 
  • Que estoy apunto de terminar la tesis, lo cual es algo muy especial. 
  • Mi trabajo, el cual disfruto enormemente y es lo que quiero hacer. 
  • Las pruebas y los momentos de dolor, porque ahí conozco a Dios de otras formas y Su caracter está siendo formado en mi. 
  • Mis amiga@s, porque los tengo. 
  • La oportunidad de caminar, trotar y correr casi a diario. 
  • El saber que Dios es soberano. 
Papás

trabajo con estudiantes
amigos

07 mayo, 2012

"Justo a mi me tocó ser yo"

El título de la entrada es una frase de Mafalda, la tengo en una pequeña placa que me regaló una amiga hace un par de cumpleaños y me gusta mucho. Y creo que ahora adquiere mayor significado porque voy comprendiendo mejor lo que significa ser quien soy. No ha sido un proceso de autodescubrimiento solitario, porque creo que el Autor de mi vida y el Soberano de mi historia es quien me permite este conocerme; mientras que le voy conociendo a Él, me encuentro conmigo.

Ha sido fascinante ser consciente -a veces- del proceso y disfrutar lo que veo, cómo fui creada, mis cualidades, mis defectos, mis gustos y también el cómo mis experiencias, mi familia, mi formación escolar y de vida han influído en lo que soy. Pero aún todo esto no me determina, mis errores y malas decisiones no me definen, lo que otros piensan no es mi realidad, sino que mi identidad y dignidad están enraizadas en Dios y lo que hizo Jesús por mi. Eso es fascinante, como dice el salmista:



"Te daré gracias, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecha; maravillosas son tus obras y mi alma lo sabe muy bien." (salmos 139)
Vaya que sí lo sabe mi alma... lo va comprendiendo poco a poco. A mis 25, descubro cosas de mi que son muy mías, como diría otro buen amigo del camino, que son "muy Ale". Me gusta el desafío, los riesgos, me gusta lo transcultural, los viajes, leer, aprender, reflexionar y escribir. Me gusta planear proyectos, eventos, reuniones...y enseñar, lo disfruto enormemente. Me encanta hablar y también escuchar, de pronto hablo demasiado de mi, pero quiero aprender a escuchar más... Me gusta comer sano, descubrir y hacer recetas saludables, postres ricos y nuevos tés. Me encanta el té, chai, de zacate de limón, rooibos, bueno, casi todo el té, me fascina. Me gustan las galletitas de avena, los bisquets o los scones para acompañar. Me gusta compartir el té con mis amigos y escuchar sus historias, lo que el Dios fascinante a quien servimos hace; ser recordada de Su misericordia. 

Tengo un estómago delicado que intenta soportar los viajes constantes y las presiones cotidianas. Me encanta trotar y correr, sola o acompañada. Me gusta andar en bicicleta con otros, me gusta la playa, caminar, pensar y llorar frente al mar.  Me gusta hablar con amigos que viven en otras latitudes y planear en encontrarnos de nuevo. Mucho de lo que he vivido jamás lo imaginé, algunas cosas las soñé, pero han sido mejor de lo que hubiera planeado, aún el dolor Dios lo ha redimido. Hoy tengo esperanza y no sólo para mi, también para otros, porque Dios es bueno con TODOS, dice el Salmo 145. Él es bueno, eres bueno mi Dios... por eso te llevas tú el reconocimiento en mi vida, por eso al hablar de mi, reconozco tu huella y aún tu corrección en lo que aún nos falta por trabajar. ¡Gracias!





02 mayo, 2012

La práctica del agradecimiento

En este tiempo pienso mucho en la importancia de A G R A D E C E R a Dios por todo lo que tengo, he recibido, aprendido, hecho, experimentado, etc... He visto en los blogs de amigas y lo  he compartido con algunos que creo que la GRATITUD es y debe ser una disciplina espirititual en nuestras vidas. ¡Y la quiero practicar!



Asi que, como marco de esta sección nueva en el blog, quiero dar una breve introducción: Creo que es fácil vivir la vida sin reflexión, dejar que las cosas pasen y no aprender de ellas e incluso no agradecer al Dios que nos presenta oportunidades, que provee gracia, que redime, salva, perdona y nos colma de favores. Yo no quiero vivir así, yo quiero vivir contenta, agradecida, con un corazón rebosante que reconoce a Dios en medio suyo, aún en los momentos de más dolor y sufrimiento, aún cuando no le veo, en la desilusión, el desamor, la soledad y la enfermedad, porque sé que allí también se hace presente. 

Así que les invito, a que junto conmigo, agradezcamos a Dios, y aprendamos a ver (oremos porque nos ayude a ver) lo que Él está haciendo, cómo lo que vivimos obra para bien de nuestras vidas, es decir, para ser cada dia más como Él. Y sí tal vez no conoces bien a Dios, esto de agradecer puede ser una oportunidad para que te detengas y reconozcas que hay mucho que tienes que no mereces, para que puedas reconocer que aún mejor que las cosas que Dios nos puede dar, está el conocerle y tener una relación personal con él.

En esta semana, doy gracias a Dios por: 

  • La gracia de conocerle  a través de Jesús, por tener su perdón, por estar y sentirme cerca de Él, por su consuelo, su trabajo en mi vida, su Palabra y su amor. 
  • Por los sueños que me permite recordar y entregarle de nuevo, porque puedo soñar junto a Él.
  • Porque ha usado personas, experiencias, situaciones y su Palabra para confrontarme y llevarme más a El. 
  • Porque me perdona y me salva.
  • Por el regalo de mis padres, quienes me apoyan para servir a Dios, quienes me abrazan, consuelan y sirven cuando más lo necesito. 
  • Por mis amigos, quienes son un regalo de Dios y a quienes puedo valorar de manera especial en este tiempo. 
  • Por la playa que está cerca de donde vivo y los delfines que Dios me permite ver. 
  • Porque solo Él sabe sacar lo mejor de las circunstancias tristes y adversas. 
  • Por los estudiantes con quienes sirvo codo a codo; por la obra de Dios en sus vidas.
  • Por las mujeres del centro de rehabiltación y la oportunidad de servirles.
  • Por las flores que trae mi papá a casa, los colores de la ropa con que visto y el frasquito decorado que me regaló mamá.
 
 
¿y tú, por qué estás agradecid@?

Popular Posts