02 mayo, 2012

La práctica del agradecimiento

En este tiempo pienso mucho en la importancia de A G R A D E C E R a Dios por todo lo que tengo, he recibido, aprendido, hecho, experimentado, etc... He visto en los blogs de amigas y lo  he compartido con algunos que creo que la GRATITUD es y debe ser una disciplina espirititual en nuestras vidas. ¡Y la quiero practicar!



Asi que, como marco de esta sección nueva en el blog, quiero dar una breve introducción: Creo que es fácil vivir la vida sin reflexión, dejar que las cosas pasen y no aprender de ellas e incluso no agradecer al Dios que nos presenta oportunidades, que provee gracia, que redime, salva, perdona y nos colma de favores. Yo no quiero vivir así, yo quiero vivir contenta, agradecida, con un corazón rebosante que reconoce a Dios en medio suyo, aún en los momentos de más dolor y sufrimiento, aún cuando no le veo, en la desilusión, el desamor, la soledad y la enfermedad, porque sé que allí también se hace presente. 

Así que les invito, a que junto conmigo, agradezcamos a Dios, y aprendamos a ver (oremos porque nos ayude a ver) lo que Él está haciendo, cómo lo que vivimos obra para bien de nuestras vidas, es decir, para ser cada dia más como Él. Y sí tal vez no conoces bien a Dios, esto de agradecer puede ser una oportunidad para que te detengas y reconozcas que hay mucho que tienes que no mereces, para que puedas reconocer que aún mejor que las cosas que Dios nos puede dar, está el conocerle y tener una relación personal con él.

En esta semana, doy gracias a Dios por: 

  • La gracia de conocerle  a través de Jesús, por tener su perdón, por estar y sentirme cerca de Él, por su consuelo, su trabajo en mi vida, su Palabra y su amor. 
  • Por los sueños que me permite recordar y entregarle de nuevo, porque puedo soñar junto a Él.
  • Porque ha usado personas, experiencias, situaciones y su Palabra para confrontarme y llevarme más a El. 
  • Porque me perdona y me salva.
  • Por el regalo de mis padres, quienes me apoyan para servir a Dios, quienes me abrazan, consuelan y sirven cuando más lo necesito. 
  • Por mis amigos, quienes son un regalo de Dios y a quienes puedo valorar de manera especial en este tiempo. 
  • Por la playa que está cerca de donde vivo y los delfines que Dios me permite ver. 
  • Porque solo Él sabe sacar lo mejor de las circunstancias tristes y adversas. 
  • Por los estudiantes con quienes sirvo codo a codo; por la obra de Dios en sus vidas.
  • Por las mujeres del centro de rehabiltación y la oportunidad de servirles.
  • Por las flores que trae mi papá a casa, los colores de la ropa con que visto y el frasquito decorado que me regaló mamá.
 
 
¿y tú, por qué estás agradecid@?

2 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts