09 marzo, 2009

en cama

Pareciera que tenía que estar así, sin poder hacer mucho, para escribir nuevamente. Estoy literalmente en cama, sintiéndome mal y con un poco de dificultad para respirar. Nunca he sido muy buena para enfermarme, trato de resistir, pero cuando me pega, me tumba. Soy débil de salud, lo reconozco, y de repende estos descansos inesperados, necesarios disrumpen mi cotidianidad desordenada, que bien necesitaba perspectiva sobre prioridades. Esta locura de Vive me emociona pero logra llenar todos los pequeños huequitos de la agenda, por lo que es necesario detenerme una y otra vez para pensar, respirar y descansar. Ahora no tengo muchas opciones.
Pero pasaron cosas interesantes el fin de semana, sé que mis amigos me quieren y es chistoso verlos actuar fuera de ellos para que me ría un poco en medio de mi malestar. No dejan de echar carrilla, pero no saben bien qué hacer cuando en vez de estar movilizando y alborotando, estoy callada, con la mirada perdida y mi cuerpo cansado. Sólo me hizo pensar en que me quieren mucho a pesar de todo, y yo ellos.
Gracias.

0 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts