14 marzo, 2009

Palabras de media noche: El tiempo pasa y nostalgia deja.


Temor invadía mi mente de verte algún día como hoy lo hice. De verme a misma ante ti como hoy sucedió. Sin los mismos temores ante la soledad, pero con las mismas incertidumbres de antaño. Fue el tiempo, su paso dejó huella para no dejarla hoy, en ese instante, en ese momento en que hoy te miré diferente, donde nos observamos distintos, lejanos, pero sabiéndonos cerca. Algo pasó sin darme cuenta, no somos los mismos, nunca lo seremos, pero no es reproche. Un poco de nostalgia, se vale. No tengo explicaciones, hay cosas que simplemente no se articulan y te espero sin reclamaciones.

Si a alguien se lo hubiéramos dicho también, no nos hubieran creído. Hubieran desistido de tan sólo saber lo que esperaba, de descubrir el mundo que hay por la ventana. El mar bravo e indomable que asoma su brisa, observa los destellos de luna y se come al sol marcando nuestro día a día. Todo es nuevo para nosotros hoy, el mundo amaneció nuevamente para nuestro gozo y pesar. Y no se nos está permitido claudicar, nos levantarán, tenlo por seguro. Caminan-do, ahí vamos, crecimos un poco-mucho, cambiamos, es nuestra cualidad, por decisión, por condena.

Sobreviví, porque pasó cuando debía, pasó la inmensidad, dio lugar al instante, ese que marcó el tiempo, lo demás pasó, no nos dimos cuenta.

1 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts