17 junio, 2018

La Pa-Maternidad. (Una carta para tí en el día del Padre)



Abdiel, es tú primer día del Papá. Una fecha llena de mercadotecnia, en la cual vale mucho la pena celebrar a los papás que están presentes en la vida de sus hij@s y que aman con entrega.

Compartir la crianza de los hij@s suena muy romántico, pero en la práctica implica decidir quién cambia los pañales, quien se despierta en la madrugada, qué cocinar, lavar y cómo no morir en el intento. No sé si otras maneras de crianza son más o menos cansadas, pero no imagino vivir esta etapa sin tu compañía y tu complicidad.
 
Me encanta cómo le entras a todo y te involucras en cada pequeño detalle del cuidado de Luciana. Eres el brazo amoroso que arrulla por las noches, el que canta (aun con el cansancio) una y otra vez hasta que tu hija cesa el llanto. Me encanta escuchar su hora de cuentos e historias y saber que nuestra hija tiene un papá que no se intimida ante el pañal más cargado, ni las emociones más intensas. Nuestra narrativa familiar estará por siempre marcada por la igualdad y por el feminismo que dignifica tanto a mujeres como hombres. Tanto yo, como Luciana, somos bendecidas y privilegiadas de compartir la vida contigo.
 
Estos últimos meses marcados por el cansancio y el descubrimiento, tu paciencia, amor y cuidados cotidianos nos han mantenido a flote. Valoro mucho el que te despiertes con Luciana, le cambias el pañal y comienzas los preparativos del desayuno, para que yo reponga un poquito del sueño perdido. Agradezco que te metes en todos los aspectos de la crianza de Luciana y que eres tan paciente conmigo, cuando actúo como si supiera de todo. Gracias por tu humildad y generosidad hacia nosotras.

Vivir la Paternidad y Maternidad a tu lado ha sido redefinir en lo cotidiano. Paternidad no es dominación, ausencia, poder ni autoritarismo. Maternidad no es exigencia, agotamiento y soledad. La Pa-Maternidad que construimos es una cosa compartida que conlleva responsabilidades y gozos compartidos, que resiste a la cultura, que llora los dolores y las ausencias compartidas. Gracias porque a tu lado vamos construyendo una familia que anhela abrirse a otros y porque en el proceso no te ha dado miedo ser vulnerable y frágil.

Gracias porque para escribir esto para ti, en esta mañana, significa que tú estás jugando con Luciana en la sala y lavando los pañales. Te amo.

1 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts