30 diciembre, 2012

Ante la posibilidad de un nuevo año

   En la publicación pasada agradecí muchas cosas a Dios por el año que está terminando. Sin embargo, en estos últimos días también me he detenido a pensar en las cosas que deben cambiar en mi vida; algunas requieren de disciplina, perseverancia y constancia, pero en cuanto a otras tengo poco o nulo control sobre ellas. He pensado mucho en lo que dejé de hacer (y no debí), en lo que no hice caso a Dios, lo que decidí apresuradamente y sin pedir sabiduria; también me he arrepentido y llorado, he considerado lo que podría mejorar y en aquello hacia lo que debo inclinar mi corazón, o pedir a Dios ayuda de manera muy específica. 


Este año fue bueno, pero no quiero lo mismo para el próximo. Mi mayor anhelo, es conocer mejor a Jesucristo, al Dios encarnado, y que cada día pueda vivir reconociendo que sí Él es Señor del Universo y a la vez mi tierno Pastor, yo quiero quererlo sólo a Él y  preferir sólo Su voluntad. Anhelo que Él sea mi mayor sueño y que todo lo que anhelo se ve afectado y mínimo ante mi deseo de quererle a Él. 

Les comparto 12 puntos (no es una lista exhaustiva ni muy específica) que son mis oraciones a Dios,  sobre los cuales me gustaría andar y otras cosas que están en mi corazón para el siguiente año, si el Señor me permite vivirlo:

1. Este año aprendí más sobre la oración y el regalo de poder conversar con Dios aún más allá de las formas "tradicionales", sin embargo, se que Dios me llama a más... Por eso quiero un espacio cada semana (estando en casa) para apartarme por un tiempo más prolongado para tomarnos un té, y que esto vuelva a ser parte de la agenda semanal. Y un día al mes para ser y estar ante Él... Que me ayude a encontrar formas de orar por otros de manera intencional y constante.


2. No quiero que lo primero que informe mi día por la mañana sean las noticias de la BBC, ALC o Adital, sino la realidad de Su Palabra. No quiero que mi día termine con las notificaciones de FB sino en oración a Dios. Por eso, el tiempo a solas con él  será más libre de la compulsión por lo electrónico, más sencillo... y después iré a las noticias, al trabajo y la realidad de este mundo, al cual Dios trae buenas noticias. 

3. Anhelo orar más con otros. Heinvitado a los colegas en el ministerio estudiantil a orar una vez al mes juntos, diré que sí a las invitaciones a la oración comunitaria y promoveré esto entre estudiantes, familia y amigos. Necesito de otros en esto también. 

4. Quiero comenzar ayunar y espero practicarlo con alguien más. Me gustaría ayunar una vez por mes e ir aprendiendo más de esto. Sé que es un medio de gracia para conocer más a Dios y rendirme más de mi ante él.

5. Oro por un año donde mis finanzas sean usadas más conscientemente para la extensión del Reino, es decir, apoyar otra causa  que promueva el Evangelio y su justicia. No quiero comprar cosas innecesarias, así que pensaré bien cómo puedo poner límites a mi consumo y hacerme la pregunta constante de si lo que compro abona al Reino o podría usarse de una mejor manera. Que la compra de comida sea para compartir con otros y la ropa para abrigar a los que tienen frio. Quiero aprender a ser generosa con lo que tengo


6. Acompañar a papá a la entrega de comida a los migrantes, ir al centro de rehabilitación de mujeres o al hospital general mínimo una vez por mes, e invitar a otros a acompañarme. 

7. Si comienzo estudios formales de maestría este año, quiero hacerlo con la pregunta constante ante Dios de: ¿cómo esto servirá para amarte más y amar más a mi prójimo? ¿Cómo usar esto para tu gloria, Señor? 

8. Le pido a Dios que me regale la oportunidad de compartir sus buenas noticias con gente que esté buscándole consciente e inconscientemente. Que me ayude a ser Su testigo. 

9. Quiero seguir conectando el Evangelio con el Mundo y animar a otros a hacerlo. Trabajar en la red de Desafíos contemporáneos a la fe. 

10. Escribir en este blog y sobre al menos un tema de manera más profunda que pueda ser compartido con otros. 

11. En medio de varios cambios y desafíos nuevos, buscar el pastoreo de 3 personas que ya me acompañan de una u otra manera, y proponerme a ser vulnerable para dejar que otros me acompañen. 

12. Hacer ejercicio  al menos 3 veces por semana estando en casa o 2 estando fuera.


0 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts