20 junio, 2011

La experiencia de correr

...ha sido especial y significativa. Comenzó porque no tenía muchas oportunidades de hacer ejercicio en medio de una agenda cambiante y a veces medio caótica. Comencé caminando, hasta que me parecía aburrido sólo caminar y empecé a trotar un poco. Al principio me cansaba muy rápido, pero lo seguí intentando. Todo me parecía un poco tedioso, hasta que descubrí que correr podía ser una forma de desafío: me animé buscando correr más distancia y durante más tiempo. Algunas veces conversaba con el Compañero de camino, pero otras escuchaba algo de música o audiolibros.

Le empecé a tomar un gusto especial a los trotes matutinos, hasta que me di cuenta que cuando no lo hacía me sentía más cansada. Ayudó a mi disciplina, porque ahora debo domir temprano si al día siguiente voy a entrenar. Y cuando empecé a desanimarme un poco, conocí a otro corredor más experimentado. Comenzamos a correr juntos de vez en cuando y me pasó algunos tips, con él me di cuenta que tenía más resistencia de la que pensaba y me hizo ir más allá de mis limites. Después conocí al que hoy es mi entrenador y quien ha sido clave en la preparación para el medio maratón del próximo mes.

Algunas lecciones:
  • Me di cuenta de una parte de mi personalidad que también se imprime en otros proyectos que realizó. Me gustan las cosas que me desafían e implican un esfuerzo extra, algo que yo no manejo ni soy experta en ello. Me gusta aprender e ir practicando lo que aprendo, y seguir aprendiendo, aunque sea difícil y desgastante.
  • La disciplina es esencial para correr y para la vida. Debo comer bien, dormir bien y cuidar mi cuerpo. Sigo aprendiendo...
  • Los compañeros de carrera y de camino son fundamentales. Podía correr sola, pero no es lo mismo, me estanqué, no era desafíada, no sabía conversar y trotar, había cosas muy importantes de las cuales estaba perdiendo.
  • Un entrenador es necesario para prepararnos para la carrera, y en la vida. Los hermanos mayores, los que ya han corrido, han aguantado las dificultades y se han recuperado de las lesiones. También nos animan a seguir y a hacer más de lo que haríamos solos.
  • Es un proceso, no comencé corriendo 10 km, fue gradual. Así ha sido mi caminar con Jesús. Uno se ejercita en la fe y en la piedad también.
  • Tener un objetivo en mente: correr el medio maratón y mantenerme saludable. Siempre es importante tener los ojos fijos en Jesús, sino, uno se pierde en medio de todo lo que pueda venir.
  • Muchas veces hay obstáculos: un tirón muscular, un resfriado, cansancio, mucho calor o mucho frío... Pero lo importante es perseverar, reconocer cuando ocupo descansar y esforzarme en lo que viene, aún cuando quiero tirar la toalla.

6 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts