01 septiembre, 2011

Aprendiendo evangelismo de Jesús

Justo hoy terminé de leer este libro de Jerram Barrs. Desde hace 2 meses estaba a sólo 2 capítulos de terminar, y por una u otra razón (o libro que se atravesaba) lo tenía pendiente. Pero sucedió en el tiempo oportuno. De alguna manera este libro me ha acompañado los últimos meses, al invitarme a re-conocer y re-descubir a Jesús en sus acercamientos con otras personas.

Lo que hace el autor es exponer algunos pasajes biblicos de encuentros y acercamientos que Jesús tiene con diversas personas en los evangelios, y de ahí reflexiona sobre las implicaciones y enseñanzas para el evangelismo. Finalmente y sobre todo, reconoce que Jesús es y sigue siendo nuestro Maestro de evangelismo y es el mejor que ha habido.

El libro me movió a diversas experiencias, emociones y prácticas. En un par de ocasiones sentí mucho pesar por cuánto de Jesús nos hemos perdido al leerlo desde nuestros moldes, y cuando leía el relato del Evangelio y los comentarios del autor sentía que estaba ante alguien que no conocía, porque nunca hubiera atinado esa reacción o respuesta de parte de Jesús. Me sedujo y me convenció su amor, aún cuando me confrontó su claridad para afrontar a los religiosos de la época. También compartí algunas ideas en estudios bíblicos y predicaciones en iglesias. Ha modificado mi manera de acercame a mis amigos, a los estudiantes y a las personas de mi familia. Al conocer mejor a Jesús, quiero ser más como Él.

El libro me ayudó a aterrizar muchas ideas que ya tenía dando vueltas por mi mente, sobre todo en cuánto a esto del evangelismo, porque doy talleres y comparto sobre el tema, pero no estoy contenta con la forma en que lo entendemos comunmente y yo misma me veo desafiada ante Jesús. Una vez más, renuncio a los moldes que pretenden resultados de maquiladora, donde todo está bajo el control de aparatos; veo cómo Jesús trató con personas, escuchó con el corazón y tenía la sublime expresión de amor en todos sus actos, aún cuando confrontaba la horrible realidad del pecado que nos aleja de Dios, y que nos aleja de nuestros semejantes.

Jesús hablabla de manera sencilla y de acuerdo al interés de sus oidores, sabía bien cómo abordar a grupos muy diversos y con intenciones distintas, en la misma ocasión. Jesús quiere que otros conozcan las buenas nuevas y estaba allí donde la gente, hablando como la gente y amando a la gente. Me gustó imaginar a Jesús en acción, me hizo considerar su amor, me confrontaron sus palabras y actitudes y me desafió su manera de evangelizar, de darse a conocer.
*Si tienes más interés en conocer a Jesús, te invito a ir a los evangelios, a ver sus encuentros y conversaciones con las diferentes personas. ¡Estoy segura que te sorprenderás! ...y si ya lo has hecho, ¿qué te ha parecido?

1 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts