15 agosto, 2013

Formar equipo y trabajar juntos

Una de las cosas que considero que el Señor me invita a hacer en estos años es a formar equipos y ser parte de comunidades de discípulos que amen a Dios, su Palabra, su prójimo y la Universidad.

Consejo Nacional Estudiantil de COMPA, 2008
Toda mi labor en Compa ha implicado trabajar con personas y hacer equipo. En el trabajo local, siendo líder estudiantil, nosotros armábamos las actividades del semestre y soñábamos juntos, con algun asesor que actuaba de cómplice. Cuando estuve en el Consejo Nacional Estudiantil (CNE) aprendí más de todo esto y de la importancia de ser comunidad con personas de diferentes partes del país, para organizar mejor la iniciativa estudiantil en varias áreas y ser apoyo al movimiento nacional. Cuando comencé como obrera local en Tijuana, hace casi 4 años, eramos un grupo de amigos quienes crecimos juntos como estudiantes, y en ese entonces nos tocó organizar el trabajo en las 3 ciudades donde había Compa en Baja California. Ha sido un proceso de formación y entrenamiento en el camino. Reconozco que aún tengo mucho que aprender al andar junto a otr@s con un propósito común, pero vale la pena. 

Equipo Nacional de Compa 2012
Ahora formo parte de dos lindas comunidades de trabajo: el equipo nacional de Compa y el de la región donde soy obrera. Agradezco el privilegio de trabajar junto a personas talentosas y convencidas de la obra estudiantil en el país, de quienes aprendo mucho. Y también en la responsabilidad de asumir mi llamado con amor, disciplina y esfuerzo constante para ser fiel en el día a día. El equipo que dirijo en la Región Noroeste ha sido una escuela de formación sobre el tema. He trabajado de manera empírica los últimos 2 años, pero también he visto la necesidad de aprender de otros sobre las mejores formas de guiar, estimular y supervisar a un grupo de personas a quienes respeto, amo y busco servir. Por eso escribo sobre esto, como un ejercicio de reflexión y aprendizaje...

Cuando comencé como obrera regional, recuerdo que la invitación fue a formar equipo con los que estaban, así que seguí el consejo de seguir por el camino andando. Todos reconocíamos tener un llamado y un compromiso, pero nunca pensé en una filosofía de trabajo o algo parecido. Los años han pasado y el equipo cambió, no somos los mismos (aún los que nos quedamos hemos cambiado con el tiempo) y hemos crecido juntos. Ahora tenemos más variedad en las edades, con experiencias de vida distintas y con personalidades francamente muy diferentes, pero un deseo de trabajar juntos para el Reino. Todo esto me ha llevado a pensar, orar, trabajar y reflexionar más sobre los desafíos de liderar un equipo donde todos puedan explorar su vocación hacia la universidad, servir, amar, crecer, tener la libertad de vivir sus procesos y la iniciativa para comenzar nuevos proyectos.  
E s t o y    a p r e n d i e n d o   e n   e l   c a m  i n a r ... 


Asesores y voluntarios BC 2013
Para nuestro último retiro de planeación preparé un material que nos ayudara en nuestros objetivos como Equipo y sentara las bases para los nuevos integrantes. Tres palabras son claves: Compromiso, Lealtad y Transparencia. (En el EFO escuché la experiencia de otros y tomé algunas ideas...). Estuve preparando nuestro tiempo juntos con 3 semanas de anticipación, el material, el plan de trabajo y las reuniones previas. No lo hice sola, recibí apoyo de una buena amiga con mucha experiencia en la obra estudiantil, quien hizo preguntas clave para meditar y me ayudó a pensar el material. Me topé con algunos buenos tópicos de reflexión: Individualismo vs Comunidad, los dones del individuo y su interacción en el contexto de equipo, la confidencialidad, las formas de ejercer el liderazgo y otros sobre los cuales espero escribir después. Ahora les comparto un pedacito del trabajo, en su version breve: 

Filosofía del trabajo en equipo

Un equipo de trabajo es una comunidad con quienes hacer misión de cerca, con el compromiso de ser hermanos y amigos en la fe. Invitamos a que otros (estudiantes, profesionistas y familias) se sumen a la misión, al modelar formas sanas de relacionamiento, amor y servicio.
La fe cristiana y su peregrinaje no es un asunto privado aunque otros nos lo hagan pensar, sino algo que se vive en comunidad, sin embargo, eso plantea desafíos a nuestro individualismo, orgullo y autonomía. La idea no es ser todos iguales o rechazar nuestra individualidad, sino ser comunidad de fe, esperanza y amor, y descubrir más lo que eso significa.
  1. Compromiso con Dios, su Palabra y la obra estudiantil
  2. Lealtad unos con otros y hacia el proyecto común
  3. Transparencia en nuestras luchas, dificultades, expectativas y necesidades

¡Me encantaría leer tus aportes, preguntas o ideas sobre el tema de esta publicación!



3 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts