30 junio, 2013

¿Quién tiene la culpa del abandono universitario?

Entre algunas de las cosas lindas de estar en Venezuela durante 5 semanas, fue aprender sobre la realidad universitaria venezolana y compartir con estudiantes en ese contexto. 

     En medio de todo, tuve el privilegio de preparar una corta charla sobre la desidia y pertinencia hacia la Universidad en la UDO. El tiempo de charla fue sencillo y hablé sobre algunos puntos claves del  papel histórico de las Universidades en Latinoamerica, como laboratorio de ideas, caja de resonancia de los acontecimientos nacionales, lugar donde se propician cambios y revoluciones, con una tremenda capacidad de transformación, y por lo tanto, un espacio de luchas y tensiones por el poder simbólico y donde se promueve (o debería) la crítica social. 

     La Universidad en su contexto social es muy compleja. En  América Latina   1 de cada 3 personas viven bajo los límites de la pobreza, somos la región más desigual del planeta, tenemos 40 de las 50 ciudades más violentas del mundo, niveles muy bajos de participación ciudadana organizado y existen cerca de 18 millones estudiantes de nivel superior (pero son más los niños en situación de calle). La Universidad venezolana, entre 1999 y 2004 duplicó el número de estudiantes matriculados a la universidad por cada 100 habitantes en Venezuela. se produjo un importante avance hacia la equidad, pero desafiando en gran manera la calidad universitaria. Este país es el segundo con mayor matrícula universitaria en América Latina, solamente superado por Cuba. 

     En la Universidad de Oriente (UDO), en Cumaná, en los últimos 3 años la universidad se vino abajo. Cuando llegamos, todo estaba a "media maquina", con paro laboral de parte de los docentes y un campus abandonado, afectado por la polarización política y una fuerte apatía estudiantil. Las causas son muy complejas, no lo entiendo todo, pero compartimos la siguiente parábola, animando al compromiso activo y el amor por la Universidad. 

                     
Parábola sobre la realidad universitaria en la UDO Cumaná

En alguna ocasión, unos estudiantes amantes de la política le preguntaron a Jesús: “¿Quién tiene la culpa de la situación de abandono de la Universidad?”  Y Jesús les contó la siguiente historia:Era una vez unos ladrones que saquearon una casa y mataron a los dueños, en la casa solo quedó una niña que lloraba. Los vecinos podían escuchar el llanto… La familia que vivía a la izquierda no prestó atención a la conmoción porque ese día debía preparar las pancartas y dormir temprano para la marcha de la siguiente mañana, la cual sería clave para apoyar al proceso revolucionario. La familia de la derecha, se mostró preocupada, pero prefirió no salir de casa para evitar riesgos, así que cerraron sus ventanas y se pusieron a preparar la cena. La familia de enfrente sacó ventaja de la situación y tomó las cosas que quedaron de valor en la casa, ignorando el llanto de la niña. Por último, los de la esquina de la cuadra,  vieron la situación y se arriesgaron a entrar para ver si podrían ayudar a alguien, tomaron a la niña, cuidaron de ella y dieron parte a la policía. “¿Quién creen que hizo lo justo?”, preguntó Jesús. “La familia de la esquina” respondieron los estudiantes. “Bien han dicho. Vayan ustedes y hagan lo mismo por su Universidad”  




1 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts