07 noviembre, 2009

ENA 2009

Este poema es un producto colectivo; resultado de la reflexión compartida con el equipo, hablando sobre el llamado y sus implicaciones.

Mi alma te anhela, aunque circunstancias difíciles haya. Tu gracia me sostiene. El misterio de tu voluntad, oh Dios, a veces no comprendo.


Me habló y me llamó a permanecer en él. Permanecer cuando lo cómodo del mundo me quiere seducir. Permanecer cuando lo incómodo de seguirlo me cuesta. Permanecer cuando mis dudas empiezan a crear nubes obscuras en mi mente. Permanecer cuando mis sentimientos me llevan al desánimo.


¿Cómo cambiarás lo involuntario en voluntad? ¿La necedad en soltura, la inmediatez en lo eterno, la negación en alabanza? Entregándome racimos de uvas en mis manos, Estrechando caminos y distancias, transformando los contextos en palabras, en pastores y ovejas apacibles.


Porque el sufrimiento y la alegría se encuentran al seguirte. La permanencia y perseverancia se vuelven la constante necesidad. El llamado nace de ti, y en escucharte respondo para obedecer aun cuando sin entender soy desafiada a caminar. Es tu presencia, al principio, en medio y al final lo que me ayudan a seguir.


Mi alma te anhela, oh Rey Soberano, quiero entender tu direccion y poder confiar en tu amor, aunque a veces no comprenda.


Monserrat, Kathy, Javier, Alejandra y Yazmín



"foto oficial del ENA 2009"

2 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts