14 noviembre, 2009

Entre chicas y pastores.

Ahora explico...

Desde el viernes por la tarde-noche comenzó una ardua, linda y emocionante jornada en casa de Areli (una líder de Compa en la UABC, campus Tijuana). Desde hace un par de meses, ella, Ayleene (otra líder de Compa en UABC, campus Valle Las Palmas) y yo comenzamos a tramar una piyamada para ayudar a la convivencia entre las chicas del compa en Tijuana. Nuestra intención era también generar un espacio seguro y de confianza para platicar temas que regularmente no se tocan en las células y que a ninguna nos es indiferente.

Y así comenzó la tarde...La mayoría con hambre, nos reunimos alrededor de la mesa para disfrutar de unos ricos sandwiches y junto con ello, galletas, leche con chocolate, soda, jugo de manzana y muchas otras cosas sabrosas. En medio de la cena, comenzó la primer dinámica, donde través de frases populares que cada una elegía sin saber ver (cosas como: "el amor es ciego y la locura lo acompaña", "amor de lejos, felices los cuatro"...), nos contaban sus experiencias o impresiones relativas a la frase... Esto ayudó a romper el hielo.

Después vino un tiempo de juego y relajo, para prepararnos para el estudio de la noche-madrugada. El controversial y esperado tema era: "criterios para la elección de pareja". Estudiamos Génesis 24 cuando Abraham y su criado inician la búsqueda de pareja para Isaac (del cual aprendí a través de los ojos de Ernesto López en el ENA). Aquí hubo un espacio abierto para confrontar nuestras ideas con la Palabra y aprender de las experiencias y la forma que otras reflexionaban y aplicaban el pasaje a su vida. Fue un tiempo conmovedor, de risas y de mucho intercambio. Al final, reconocer que la elección de pareja tiene que ver con la obediencia a los propósitos de Dios y no sólo con emociones, y que Dios mismo también es un Dios que restaura y nos invita a ser las personas idoneas para el que será nuestra compañero, entre muuchas otras cosas.

Al final, compartimos compromisos y oramos a Dios entregando miedos y metidas de pata del pasado. Oramos unas por otras y nos comprometimos en acompañarnos... Después vino más comida y juegos, una película y ¡a dormir!

Para la mañana siguiente fue difícil despertar, pero yo debía estar desde temprano en una reunión distrital de pastores de la iglesia metodista, de la cual soy parte desde hace poco más de 6 años. Lo esperaba con mucha expectativa; se me dio la oportunidad de compartir con unos 20 pastores de todo el distrito acerca del ministerio estudiantil y del llamado de Dios a mi vida.
En la hora que me otorgaron les comparti de la experiencia de Pablo en la Universidad Antigua, aquel pasaje de él en Atenas y también de los desafíos del estudiante cristiano como estudiante universitario.

Se me pidió también que hablara sobre las formas en que Compa puede servir a la iglesia y las formas en que la iglesia puede apoyar al movimiento. Cómo vemos a los jóvenes y de qué forma pueden ellos como pastores ser más un apoyo que un obstáculo... Creo que una invitación así hubiese sido casi-imposible hace 2 años, porque hubo tiempos de malos entendidos, de celos absurdos y de hostilidad hacia los líderes y actividades de Compa, pero las barreras se fueron derribando y las conversaciones nos acercaron y permitieron ver la realidad de lo que hacemos y buscamos.

Pude hablar con honestidad, compartir con ellos la Palabra, compartir el ministerio, mi vida y recibir de ellos sus oraciones, palabra de apoyo, reconocimiento y empatía. Todos somos la iglesia, y creo que estas son bonitas expresiones de un pueblo que se une para acompañar a quienes tienen dudas, se siente solos, creen que nadie los comprende cuando enfrentan luchas y tentaciones constantes dentro de la Universidad. Asímismo, queremos que otros conozcan a Jesús, y la mejor forma será a través de estudiantes alcanzando a otros estudiantes con la Palabra de Dios y con sus propias vidas puestas en amistad a otros.

Hoy, ya de noche, estoy agradecida por estas oportunidades. Y creo que a pesar del cansancio, me ire a dormir, dejando en manos de Dios los compromisos, resultados e inquietudes que quedan; reconociendo que de Él es el ministerio.

0 diálogo(s):

Publicar un comentario

Popular Posts